viernes, 13 de mayo de 2011

Crónicas de Casper (I)

“Ayer tuve visita. Estaba tranquilamente jugando con mis peluches cuando oí que había gente en el piso. Así que me puse a maullar bien alto ¡¡¡ estoy aquí !!!, vamos ¡¡¡venid a hacedme mimitos!!!.

Tardaron un  poquito (¿qué estarían haciendo?) pero al final lo conseguí. Salí dando saltos y me tiré a los brazos de Montse que me dio un montón de besitos y volvió a decir otra vez lo guapo que soy. Todo el rato intentaba pasarme a los brazos de una chica nueva que yo nunca había visto antes y que me miraba con una sonrisa un poco tonta, como si nunca antes hubiera visto un gato.

Me di la vuelta en los brazos de Montse y la miré un poco de refilón. A lo mejor soy el primer gato que ve esta chica. Así que me estiré mucho y le puse mi mejor sonrisa para que vea lo guapos y lo cariñosos que somos los gatos de Esperanza Felina (ese es el nombre de mi casa, no sé si os lo había dicho antes).

Pero lo mejor de la chica era el chico que venía con ella. Buah, qué majo. Tenía unas zapatillas enormes, más grandes que yo con unos cordones estupendos para morder y jugar, así que me bajé al suelo y allí que me fui. Me dejó morderle las zapatillas y hasta me dejó arañarle las pantorrillas. ¡¡¡Y no se quejó!!!, me cayó genial el chico ese.

Montse y la chica hablaban de mí. Ellas no saben que les entiendo, pero sí, sí. Así que mientras jugaba con las zapatillas, enchufé la oreja a ver qué decían. Hablaban de la comida que más me gusta y de las cosas que hay que hacer para que no me haga daño (sí, es que a veces soy un poco brutito y no me doy cuenta del peligro, es que todavía soy pequeño…). La chica no paraba de preguntarle cosas para cuidarme bien. Definitivamente esa chica no sabía nada de gatos.

¡¡¡ Pero si para ser feliz sólo necesito muchos mimitos y muchos cordones de zapatillas!!!!

Pero lo mejor fue cuando apareció otro gatito más. ¡¡¡Era más pequeño que yo!!! Y venía con dos chicas de esas que me hacen mimos todo el rato cada vez que me ven. Me estiré un poco para que me dijeran ellas también cosas bonitas pero, qué raro, esta vez no me hacían tanto caso. Todos estaban pendientes de ese minigato nuevo. Yo también quería ver, así que me acerqué y la chica nueva me cogió en brazos para que pudiera ver mejor.

Montse había cogido al minigato en brazos, lo había envuelto en una manta y le estaban dando leche con un biberón muy, muy pequeñito (se parecía a eso con lo que me había pinchado el veterinario esa misma tarde). Pero al minigato no le estaban pinchando, tenía los ojitos cerrados y se le oía ronronear de gusto mientras bebía leche (yo le oía muy bien porque los gatos tenemos un oído buenísimo).

Como sabía que el minigato me podía oír (tenemos un oído buenísimo incluso cuando todavía somos minigatos) le dije bajito: tú tranquilo, que aquí te van a cuidar muy bien y te van a querer mucho, y cuando seas un gato grande como yo, te buscarán unos papis que te cuiden y te quieran para siempre.

El minigato me entendió y se relajó tanto que se quedó dormido en los brazos de Montse. La chica que me tenía en brazos me dio muchos besitos y me llamó cosita y cariño y se echó a reír y le dijo al chico que voy a volver loco a Ikatz ¿quién será ese Ikatz?

Al final conseguí unos mimos de mis amigas las que habían venido con el minigato. Una de ellas me acarició la boquita y me dijo algo un poco raro: “hola Casper…bueno…o como te vayas a llamar ahora”. ¿Qué habrá querido decir con eso? Me llamo Casper y me gusta mucho mi nombre porque me lo pusieron ellas. No quiero llamarme de otra forma.

Al final la chica de los besitos y el chico de las zapatillas se fueron. Me tumbé sobre mi mantita y miré hacia la puerta por la que habían salido. ¿Volverán?



Nota: la foto que ilustra este post es de la fotógrafa Ainhoa Bonifacio, una de las colaboradoras de Esperanza Felina. Si queréis ver más fotos preciosas suyas podéis hacerlo aquíY si lo que queréis es contactar con ella, podéis hacerlo en su blog.


8 comentarios:

  1. Ostras!!!! Ya estoy llorando.....
    Voy a ojear vuestro blog entero.
    Gracias por ser así.
    Y por cierto, gracais por enlazar mi blog ;)

    ResponderEliminar
  2. Soy Montse, me habeis hecho llorar! Eva me has hecho llorar!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ay dios! que yo quería hacer algo tierno y bonito y al final os he puesto a llorar a todas... :-D

    ResponderEliminar
  4. Que guapo Casper. Tiene un aspecto muy conmovedor.

    ResponderEliminar
  5. Pues si lo ves, te acabas de enamorar de él...

    ResponderEliminar
  6. Ohhhhhhhhh Evaaaaaaaa, que bonitoooo. Aysssss no lo había leido antes... buaaaaaaa me ha encantado! y me he emocionado y todo tb!

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que fue muy emotivo...por lo menos para mí :-)

    ResponderEliminar
  8. Siempre me emociona mucho leer historias de adopciones..me hacen pensar en mil cosas..mis épocas como voluntaria en una protectora de barcelona y el día en que fui a buscar a Lupe..es siempre emotivo..

    ResponderEliminar