martes, 5 de julio de 2011

Los nuevos expendedores de comida y agua

 Pues sí. El caso es que llega el verano y con él los planes de escapada. Todavía no sabemos dónde vamos a ir pero lo que sí sabemos es que los dos peludos se van a tener que quedar solos unos días.

Después de unas cuantas discusiones parece que tenemos bastante claro que no queremos dejar a Ikatz y a Casper en una residencia (aunque si en Bizkaia hubiera algo como el Gatosphera que nos ha enseñado Gema estos días, la cosa podría cambiar…), así que la opción más viable va a ser que se queden en casa y que mi madre se pase de vez en cuando a hacer recuento de calamidades y otras desgracias.

La siguiente discusión ha sido por la comida ¿Cómo nos garantizamos que siempre van a tener comida a mano? Quiero decir, imaginaros que mi madre no puede venir, o que viene pero se le rompe la llave en la cerradura y no puede entrar. Imaginaros que…en fin, yo en medio minuto ya me imaginé unas doscientas desgracias posibles y a mis preciosos peludos agonizando de hambre y de sed a mi vuelta de las vacaciones. No quiero ni pensarlo.
Así que nos fuimos a Mundo Verde en Sopelana y nos dimos una vuelta por los comederos de gatos que tienen allí. 

Como siempre cuando se trata de mis bichos, me he pasado. Hemos comprado dos expendedores (uno de comida y otro  de agua) que les pueden permitir sobrevivir no cinco días, sino un mes. Iban me miraba con cara de “que hago yo saliendo con esta pirada” cuando me puse cabezota y dije que nada de expendedores pequeños, y la dependienta me preguntó que a ver qué perro tengo cuando fui a pagar (supongo que pensaba que tengo un braco alemán o algo así). Pero me da igual.

Prefiero llegar a casa y encontrármelos gordos como dos botijos a llegar y ver que los pobres han pasado hambre o algo peor. No quiero ni pensarlo...

Estas son las fotos de los expendedores, aproximadamente unos 30 euros cada uno de ellos. Parece que a los peques les gustan :-)







7 comentarios:

  1. jejejejejeje creo que a mi me hubiera pasado lo mismo! también soy super exagerada! bueno, ya sabes,mejor que sobre! jejeje

    ResponderEliminar
  2. Mira que las mamis somos exageradas... pero sí, mejor prevenir que curar. Yo también estoy pensando en hacerme con un par de expendedores monumentales para los niños. Sobretodo por el agua, que con el calor ya se sabe.

    Besines!

    ResponderEliminar
  3. Quizás no debería decirte esto ahora... yo habría comprado dos de agua más pequeños no vaya a ser que lo tiren y se desparrame... ay, si es que para exagerada yo...

    ResponderEliminar
  4. Gema, ya lo había pensado, así que además del expendedor les voy a dejar un recipiente lleno de agua sobre el plato de la ducha...sólo por si acaso....de todas formas, GRACIAS!!! y si se te ocurre algo más con lo que tenga que tener cuidado, dímelo porfi :-) un besazo

    ResponderEliminar
  5. Genial. Por otra parte, los gatos tienen más apego a su territorio que a las personas, en el sentido de que si uno se va tres meses sí debe llevárselos consigo pero si se va de vacas unos días, es mejor dejarlos en su entorno... o eso dicen los especialistas en la materia y eso dice mi experiencia con mis dos gatitos. No les ha faltado cariño de familiares que han venido a darles comida, agua y mimos y han estado fenomenal, llorando sólo la primera noche, pero cuando he vuelto siempre se han portado como perros (en el buen sentido) y se han vuelto locos de alegría.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Otra paranoia para la lista de peligros: que se encierren en un cuarto (a los míos les pasó por un rato jugando, le dieron a la puerta con fuerza y quedaron ahí dentro pero pronto llegó alguien y final feliz y rápido.

    ResponderEliminar
  7. SE VEN GENIALES,NOSOTROS NUNCA DEJAMOS SOLO A KATINO,NI LO HAREMOS CON MERLIN ,COMPROMISO DE PADRES.CARIÑOS A LOS PELUDOS DE PARTE DE SU AMIGO MERLIN.

    ResponderEliminar