lunes, 12 de septiembre de 2011

Tareas compartidas...

Soy la peor ama de casa del mundo. Cuando era pequeña mi madre se empeñó en que no hiciera nada en casa porque “yo lo que tenía que hacer era estudiar” y ahora que vivo en mi casa, a la mínima que me descuido me come la mierda. Ya sé que suena duro, pero es la verdad.

Cuando quito las pelusas que amenazan con impedirme el paso por la puerta de la entrada, me doy cuenta de que hay una colonia de pelos de gato criándose encima del piano y para cuando consigo convencer a los pelos de que busquen otra casa, tengo una capa de polvo en los muebles del salón que parece que ha caído una helada y se ha quedado todo escarchado. Porque claro, como soy completamente imbécil, tuve la feliz idea de comprar los muebles del salón de color negro. Un color ideal para el polvo. Y para los pelos de gato.

Lo de mis coladas es una historia para poner los pelos de punta. Cuando vivía sola más o menos logré dominar lo de la ropa sucia al cubo y una lavadora semanal de ropa. Cuando pasé de vivir sola a ser dos en casa el tema se me desmadró completamente. Siempre. Repito. Siempre. Siempre que entro en el tendedero me encuentro el cubo de la ropa desbordado. No importa si acabo de hacer tres lavadoras o hace una semana que no entro a mirar. SIEMPRE está desbordado. Y cuando consigo controlar al maldito cubo, entonces se me revela el cubo de la ropa-que-está-esperando-la-plancha. Yo no planeo “un ratito de plancha”. Yo me pongo a planchar y me dan las uvas. Entre que plancho de pena (gracias, mamá) y que en cada sesión de plancha tengo media tonelada de ropa esperando, me pongo a planchar con el telediario y termino con la carta de ajuste.

Y cuando por fin consigo vaciar el cubo de la ropa sucia, y el tendedero, y el cubo de la ropa que está esperando la plancha. Y cuando por fin me pongo enfrente de una sesión maratoniana de plancha, ¿qué me encuentro?


¿Qué me encuentro?


Me encuentro….ESTO!!!!



11 comentarios:

  1. Que ayudante tan elegante y dedicado,te felicito ,porque la tarea del planchado es la peor siempre se esta posponiendo porque es fastidiosisima.Cariños especiales al atento ayudante de plancha.Merlin.

    ResponderEliminar
  2. No les comprendes: te están ayudando a que la ropa planchada y doblada quede bien plegadita y no se le ocurra moverse. Hombre, por favor.
    (¿A los tuyos no les da por subirse a la tabla de planchar, con plancha caliente encima o no? ¡Es terrible cuando les da por eso...!¡Una tensión...!)

    ResponderEliminar
  3. ME siento taaaan sumamente identificada contigo!!!
    Yo de momento sigo viviendo sola (con mis dos mininos) pero en breve seremos 2+2, no quiero ni pensar la locura que será!
    Pero ante todo con alegría, que los pequeños felinos son de lo mejorcito! Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Merlín, ¿cómo va nuestro pequeño? ¿engorda?
    Azul, :-) siiiii, el puñetero se sube a la tabla de planchar a la mínima que me descuido. Me va a matar de un susto...
    Anea, me voy corriendo a ver tu blog :-) un besazo

    ResponderEliminar
  5. A mi Toñito ya lo aviso yo: ¡Toñito, ven que hay plancha! Tiene preferencia por las toallas.

    ResponderEliminar
  6. Hmmm...toallas con pelos...me suena, jajajajaja

    ResponderEliminar
  7. jejejejjejeje
    Mi madre odia planchar. Sólo plancha lo absolutamente imprescindible: alguna camisa, alguna falda...
    Así que yo heredé eso de ella y no plancho absolutamente nada (no uso camisas y mis faldas no merecen ser planchadas... jaja)

    Pero siempre está guay cuando te ayudan de esa manera... Yo tengo un vídeo que refleja mi odisea SIEMPRE que tiendo la ropa http://cartasaunumpalumpa.blogspot.com/search/label/tareas%20dom%C3%A9sticas

    ResponderEliminar
  8. Hola,

    Yo tb me identifico y me sentía la persona (con perdón ;-)) más guarra del mundo mundial por no tener todo impoluto....
    Yo la lavadora y la plancha lo llevo bien pero
    lo que no puedo es con la aspiradora y el polvo...Tanto esfuerzo "pa'ná" !!
    Aunque lo que de peor llevo es que limpie el baño
    y quede todo blanquito y reluciente como en los anuncios y cuando vuelvo a entrar a la media hora me encuentro unas huellitas negras de un lado a otro del lavabo....Es para matarla....

    ResponderEliminar
  9. Bueno, desde que tengo tantos bichos tuve que resignarme a que mi casa nunca volvería a estar impecable y que todos los adornos tendrían que estar recompuestos con superglue.

    ResponderEliminar
  10. Yo también me he resignado a que mi casa esté llena de pelos. Siempre llevo en el bolso un rodillo quitapelos y cuando estoy en el ascensor me lo paso!
    Y cada vez que plancho me pasa lo mismo que a tí, sobretodo odio ese momento tenso en el que ves que el minino está a punto de saltar hacia la plancha incandescente...

    ResponderEliminar
  11. Nada como una ropa recién doblada para ponerse a dormir jejejejeje lo peor es cuando se hacen su siesta en la pos de planchar y después todo lo que planchas queda lleno de pelos :(

    ResponderEliminar