viernes, 7 de octubre de 2011

Aquí ya no cabe un imbécil más.

Eso es lo primero que he pensado esta mañana al oír esta noticia por la radio: "Madrid prohíbe dar de comer a los animales abandonados".


Aquí ya no cabe un imbécil más.  


La Comunidad de Madrid acaba de modificar la Ley de Protección de Animales Domésticos que data de 1990. Consideran infracciones graves temas como fomentar el comportamiento agresivo o tener a los animales atados en malas condiciones, y pasa a ser infracción muy grave grabar imágenes con comportamientos crueles hacia los animales domésticos. Técnicamente el texto fomenta la adopción de mascotas, prohíbe su exhibición para fines comerciales, prohíbe la tenencia de animales peligrosos como si fueran domésticos y amplía los casos en los que puede retirarse al dueño un animal cuando existan riesgos para cualquiera de los dos.


Hasta ahí todo perfecto.


Hasta que descubro que se considera delito (falta leve) alimentar a los animales vagabundos. ¿Cómo es posible? 


Ahora en Madrid te metes en una plaza de toros para ver cómo torturan a un animal hasta la muerte y estás contribuyendo a mantener un bien de interés cultural. Pero si te acercas a una colonia de gatos con unas latitas para que no mueran de hambre te puedes comer una multa de hasta 1.500 euros y eres un delincuente. 


Menos mal que es una ley de PROTECCIÓN de animales.


Es que hay que joderse.


10 comentarios:

  1. No sé qué pretenden con eso. Los amantes de los animales vamos a seguir dándoles de comer, aunque sea a escondidas. Lo único que van a conseguir es que recelemos de nuestros vecinos por si a alguno les da por denunciarnos.

    Lo único bueno que tiene el hecho de que en este país las leyes se hagan con los pies, es que mientras no te pillen y no prueben nada contra ti eres inocente.

    Yo entiendo que quieran prohibir el darles comida húmeda a los gatos porque puede ser un foco de infecciones, pero ¿darles pienso? Quizá eso sea lo más sensato: tener una bolsita de pienso que vayamos rellenando para que, en caso de que nos pillen, no puedan alegar que era comida húmeda, la cual si conlleva un hipotético riesgo de infección.

    Pero sí, desde luego que la leyecita manda huevos.

    ResponderEliminar
  2. En Sevilla hay algo por el estilo.
    De todos modos, Elvira, creo que las razones no son las infecciones por la comida húmeda, sino simplemente que los consideran "plagas". Las palomas, los gatos...
    Es cierto que en muchos sitios hay muchos. (Mi barrio está lleno de gatos, y eso me mata... Salgo a las 11 de la noche en pijama a ver si puedo dar de comer a alguno) Y a mí me da muchísima cosa ver a gatas preñadas y ver un montón de gatitos pequeños por ahí... Pero ¿QUÉ ES LO QUE PRETENDEN? ¿QUE MUERAN DE HAMBRE? Si lo que quieren es controlar la población de animales callejeros (que tanto bien nos hacen, por otra parte... porque a la gente tampoco le gustaría tener ratas merodeando por las calles)

    ¿Por qué en vez de sacrificarlos (que lo hacen... ya pueden decir misa...) u obligar a que mueran de hambre, no promueven un equilibrio poblacional esterlizando?
    No tengo dinero para poder hacer algo así con los gatos de mi barrio, pero si pudiese...
    Mientras tanto... POR SUPUESTÍSIMO, seguiré dándoles de comer. Y que me denuncien...

    ResponderEliminar
  3. Al final terminaremos viviendo en ciudades desinfectadas: quitemos los árboles, que sueltan hojas y manchan los coches, eliminemos a las palomas, que hacen caca, exterminemos a los gatos, que hacen pis por las esquinas, prohibamos los perros, que ladran...
    Por Dios, nos estamos deshumanizando!! (me ha puesto los pelos de punta la foto de la entrada)

    ResponderEliminar
  4. No se entiende verdad? ¿quién es el iluminado/a que hace esta ley? además, que le importa que demos de comer a unos animales que no tienen nada que comer y que alguien sin corazón ha abandonado? no se entiende..igual que lo de los toros o que se deje a los maltratadores de animales sueltos ..es patético..

    ResponderEliminar
  5. La verdad que uno no concibe como contratan en puestos públicos a semejantes legisladores ,seguro que es por ausencia de conocimientos de como legislar con eficiencia, leyes constructivas.Se cansa uno de la politica.

    ResponderEliminar
  6. He mantenido un breve twiteo con Pecas, el perro de Esperanza Aguirre, al respecto.
    Os lo pego:
    @SoyPecas Pecas, me parece genial que no se expongan animales, pero ¿qué hacemos con los que ya no se puede alimentar en la calle...?

    @RuthazulP Lévalos a un centro de animales. No contribuyas a su mendicidad. ¡Guau!

    @SoyPecas Generalmente te dicen que están saturados y no tienen sitio...Ojalá se fomentaran la esterilización y las asociaciones de acogida.

    No hay más respuestas.
    Se tiene perro, pero se apoyan los toros, pero se hace una ley que "defiende" a los animales, pero no a los vagabundos...
    Vamos a ver, que a los que les alimentamos no nos gusta que estén en la calle tampoco, ojalá hubiera albergues o adoptantes para todos, pero la realidad es que no es así... entonces ¿qué? ¿los matamos de hambre?
    Hay cosas que no entiendo.

    ResponderEliminar
  7. A mi (en la capital Galicia) me han amenazado varias veces con llamar a la policía por alimentar a gatiños abandonados. Mi método es congraciarme con los vecinos que me “pillan”, pero a veces no resulta, así que mi pequeña ronda la hago muy temprano y procurando pasar desapercibida. Que pena, tener que esconderse para hacer algo que deberían impulsar los propios ayuntamientos: les sobrarían voluntarios y voluntarias, seguro. Yo también los seguiré alimentando.

    ResponderEliminar
  8. Es realmente contradictoria esa ley, en su lugar deberían fomentarse otras maneras mas humanas de cuidar y proteger a los animalitos que hay en las calles pero... si es que este mundo está al revés.
    Por otro lado, la foto que pusistes es muy conmovedora, pobre gatico!

    ResponderEliminar
  9. Cada vez que veo esa foto, la del gatito, se me parte del corazón, en serio, lo noto crujir en el pecho y se me para un buen rato. Y sí, tienes toda la razón, ni un imbécil más.

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos, soy de Málaga y me han increpado varias veces por dar de comer a gatitos de la calle, pero a mi me da lo mismo. Una amiga para evitar que le tiren colillas, sale de madrugada con una garrafa y una mochila de pienso a hacer la ronda. Es alucinante que nos tengamos que esconder para ayudar a un animal y a los toreros , los que matan a animales se les trate de "maestros" y se les trate como si fuesen personas respetables. A mí no me merecen ningún respeto.

    ResponderEliminar