lunes, 3 de octubre de 2011

Cachorrito bueno bonito y gratis

El sábado me di una vuelta por el Mercado de la Almendra en Vitoria y aproveché para hacerles una visita a mis amigas de Esperanza Felina. Para los que no lo sepáis, Esperanza Felina fue la asociación que rescató a Casper y a través de la cual lo pudimos adoptar. Con aquella adopción matamos dos pájaros de un tiro: encontramos al mejor gato del mundo (con permiso de los vuestros) y además conocimos a un grupo de voluntarias maravillosas con las que intento mantener todo el contacto que la locura de vida que tengo me permite. Que no es mucho, pero lo intentamos. 

Y de paso aproveché y me compré un felpudo con tres gatos, una bolsa de la compra plegable con un gato, una carterita con otro gato, dos catnip con sendos gatos para mis gatos, una libreta en la que proclamo que soy la loca de los gatos y aproveché a pagar la pegatina de los dos gatos para el coche que ya os enseñé en un post de septiembre.

 El sábado el tema fue de gatos.

Y hablando de gatos, en el puestito de al lado había uno precioso. Un cachorrito negro que una voluntaria de otra protectora de Vitoria tenía en brazos mientras atendía el puestito. Un cachorrito de pocos meses al que no paraban de manosear, toquetear, coger en brazos y marear. Un cachorrito que además (según la propia voluntaria) estaba un poco resfriado. Por Dios. De verdad. Todos sabemos cómo es un gato. Todos sabemos qué pinta tiene un cachorrito.

¿De verdad es necesario llevar durante varias horas a un mercado lleno de gente y de perros (vi por lo menos 6 perros en el tiempo que estuve allí), con una temperatura que pasaba de largo los veintimuchos grados a un cachorrito de gato medio enfermo? ¿De verdad mejoran sus posibilidades de adopción? ¿Qué respeto estamos mostrando por un animal al que exhibimos como si fuera un jodido peluche? Y lo más importante ¿Qué garantías nos da la persona que va a adoptar a ese pobre minino por un impulso? ¿Cómo sabemos que no es un descerebrado que va a abandonar al pobre animal en cuanto vea que NO es un peluche?

No conozco a los de la otra protectora ni tengo nada en su contra. Seguro que sus intenciones serán las mejores. Pero, joder, de buenas intenciones está empedrado el infierno. 

6 comentarios:

  1. Cada vez que veo un gato/perro/conejo/pez/loquesea en manos de alguien que lo regala o vende no puedo evitar ponerme en el lugar del bicho en cuestión y luego me paso días o meses pensando en qué habrá sido de él. Quiero pensar que esta voluntaria lo hacía con su mejor intención pero quizás no era consciente de lo que podía estar sufriendo el pobre minino. Lo que no entiendo es cómo ninguno de sus compañeros le abrió los ojos!!!

    ResponderEliminar
  2. Hoy he descubierto que Cataluña tiene legislación (Ley Catalana de Protección Animal) que prohibe la exhibición de animales en escaparates. La asociación Libera estima que con esta ley se ha reducido la compra impulsiva de animales en más de un 30%. A ver si en las demás comunidades aprendemos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Eso es lo que se creen que "anuncio" con Elaine... y cuando les """"amenazo"""" a los posibles dueños que me escriben interesándose por ella con que hay un contrato de adopción por en medio que me garantice su esterilización (de Elaine, no del dueño... aunque viendo la prole de algunos y la mala educación que dan a los niños pienso que a algunas personas no les vendría mal), el no abandono del gato etc... ninguno vuelve a escribirme. Se creen que la regalo o algo así. Ellos ven en las palabras "Gato en adopción" eso de gato gratis. Qué coraje...

    ResponderEliminar
  4. Desde luego no me parece manera de tener a un gatito, se de en adopción o no. Pero si encima es usado como "anzuelo"... por una asociación que defiende a los animales...
    Bueno, voy a dejarlo en que no comparto con ellos la forma de ver ni hacer las cosas... Así, bien suave, doble dosis de mimosín al canto.

    ResponderEliminar
  5. Que mala praxis,y viniendo de una voluntaria,quiza con buena intencion ,pero totalmente fuera de contexto,por Dios.Hay que ver el estres generado al pobre gatin ,con perros rondando y demas ,se cansa uno.

    ResponderEliminar
  6. Buenas!! aquí se ha intentado regular, con la ley de escaparates que mencionabas en los comentarios y otras pocas, pero nos falta mucho camino por recorrer...¿cuando aprenderemos? que pena..

    ResponderEliminar