martes, 15 de noviembre de 2011

Setter (ahora COCO)

Encontramos a Setter (un setter inglés blanco con manchas negras)  ayer por la noche cuando íbamos al baserri a dar una vuelta con Sua. Sí, lo sé, lo de encontrarnos perros perdidos en el pueblo empieza a ser una costumbre inquietante...el caso es que Setter estaba paseándose tan ricamente por medio de la carretera haciendo frenar a todos los coches que se cruzaban con él, y con la emoción añadida de que al ser de noche, los coches no lo veían hasta que estaban encima de él. Nos dimos cuenta de que era cuestión de tiempo que un coche tuviera un accidente y se liara parda, así que nos las arreglamos para acercarlo a nosotros (la ayuda de Sua fue inestimable) y lo atamos con una correa. ¿Y ahora qué? porque tampoco es cuestión de seguir quedándonos con todos los perros que se nos cruzan por el camino... pues llamar a la policía y dar aviso. Lógico, ¿no? Pues no.


Llamo al 112 que me deriva a la Ertzaina, un señor muy amable que me dice que pasa una patrulla lo antes posible para hacerse cargo del perro. Una hora después seguíamos allí. Como dos pasmarotes, con los dos perros, pelados de frío y a oscuras. Así que busco el teléfono de la comisaría más cercana para ver qué pasa. Mire usted, es que llevamos una hora esperando a que vengan a recoger a un perro. No sé si se acuerda de mí, oiga. Soy yo, la del perro. 


Y sí, se acuerda. Me dice que no tienen recursos para ocuparse del perro y que si no puedo quedármelo hasta el día siguiente y llamar al ayuntamiento para que lo dejen en la perrera. Le digo que no vivimos en el baserri, que es complicado para nosotros hacernos cargo del perro, y que lo hemos recogido para evitar que alguien se parta la crisma con el coche contra el animal y tengamos una tragedia. Mi amigo el policía me dice que si el perro está en medio de la carretera que pueden ir y pegarle un tiro, que en todo caso en la perrera lo van a sacrificar en diez días si no aparece el dueño. Yo flipo.


Le digo al pistolero que ya me hago cargo yo del problema y que gracias por su inestimable ayuda (ironía off) y metemos al perro en el baserri para que pase la noche. Setter, que es un solete, se pone morado de pienso de Sua y se deja arrastrar por las escaleras para pasar la noche calentito y a cubierto.


Amanece hoy. Los dos trabajamos, pero Iban se la arregla para llevar a Setter a los municipales de Gernika y comprobar (oh sorpresa) que no tiene chip. ¿Y ahora qué?


Hemos llamado a Zaunk para ver si alguien ha dado parte de un perro perdido, hemos escrito a APASOS Bilbao para ver si podemos poner la foto cuando la saquemos. Hemos llamado a la Asociación para la Defensa del Cazador y del Pescador, a la Sociedad de Caza y Pesca de Durango, a la Federación Territorial Vizcaina de Caza para ver si alguien ha denunciado la pérdida de un perro de caza, y a Txomin, un cazador de Amorebieta que perdió su Setter en agosto y que los munipas de Gernika me dicen que podría ser el dueño. Nada. Nada de nada. Por lo menos en la Federación nos dicen que van a preguntar a nivel interno para ver si aparece el dueño.


Y ahí estamos. Confieso que empiezo a entender por qué la gente cierra los ojos y pasa del tema cuando ve un perro perdido en la calle. Pero me niego. Aunque sólo sea por tener la esperanza de que nadie cierre los ojos y pase de largo cuando la que necesite ayuda desesperadamente sea yo.

8 comentarios:

  1. Por si te sirve de consuelo (aunque no creo que con 2 perros y 2 gatos a los que mantener te consuele nada) yo habría hecho lo mismo que tú.
    Y Setter estaba limpito? Quiero decir que si no estaba tan delgadillo y sucio como Sua igual es porque se ha perdido... Esperemos que aparezca su dueño (y que no sea un cazador!) y si no, supongo que la opción será difundirlo a través de algún refugio o asociación, a ver si alguien te puede echar una mano porque el tema empieza a desbordarse, no? Ya has cubierto el cupo de bichos...
    Después de ver las imágenes que salieron a la luz hace unas semanas en las que una niña china sufre un atropello y nadie la socorre, se me encogió el corazón y pensé que si seguimos por este camino ese será nuestro futuro. Gracias a gente como tú todavía tengo la esperanza de que no sea así y de que nuestra sociedad no se deshumanice hasta ese extremo.
    Te deseo toda la suerte del mundo!!

    ResponderEliminar
  2. y aquí llegamos al origen del problema, las autoridades pasan del tema de los animales abandonados y no tienen ni idea ni recursos para hacer algo al respecto. Por eso es necesario exigir un cambio legislativo y que asuman de una vez su responsabilidad, ya está bien de que escurran el bulto y que los ciudadanos les tengamos que quitar el problema de encima.

    ResponderEliminar
  3. Hace un tiempo apareció por mi barrio un gato tipo persa. Le llevé pienso a un solar (no se dejaba coger ni acercarme) y llamé al refugio de animales a ver si alguien había llamado avisando que se le había perdido. Me calló una bronca, que lo que tenía que hacer es poner carteles (yo), ir a las clínicas veterinarias (yo) y sino conseguirle casa al animal (yo). Por diversas razones no podía llevarlo a mi casa así que estuve alimentandolo más o menos medio año, intentando conseguirle casa, finalmente lo atropellaron y murió, antes de que consiguiera encontrar a alquien que se lo quedara. Yo lo único que pienso es que hasta los que se supone que deberían hacerse cargo escurren el bulto.

    ResponderEliminar
  4. En este mundo, que creemos nuestro, parece ser que siempre habrá habitantes de primera y de segunda... o de tercera...
    Si con los de nuestra misma especie nunca nos hemos respetado... No sigo, lo siento, estoy muy muy muy negativa...
    Pero me alegra saber y leer que hay gente que da y hace lo que puede.

    ResponderEliminar
  5. Esto va para las cuatro: yo cuando me agobio así siempre me acuerdo de una cosa: los que nos preocupamos de los animales somos muchos más que los que les hacen daño. Ellos tienen más repercusión y se habla más de ellos, pero nosotros somo más. Y tenemos en nuestras manos la posibilidad de enseñar a los que vienen detrás lo satisfactorio que es respetar a todos los seres vivos. No somos responsables de todos los descerebrados que andan por ahí haciendo daño, ni podemos hacer nada para evitar que existan. Pero insisto: NOSOTROS SOMOS MÁS!!!

    ResponderEliminar
  6. Por suerte, no cierras los ojos y sigues de largo. Todos deberíamos empezar a cuidar más a los animales que vemos por la calle.Espero que la historia tenga un final feliz y pronto nos cuentes que apareció su dueño o un dueño nuevo que lo quiera en casa...dedos cruzados.

    ResponderEliminar
  7. POr Dios las cosa que se ven hoy en dia,se ha perdido la sensibilidad para con los animales y hasta con el projimo.

    ResponderEliminar