martes, 22 de noviembre de 2011

Una caricia de regalo

Ya os comenté en su momento que nuestra Sua está un poquito bastante sorda. Y que no ve tres en un burro. Y la muy sinvergüenza se aprovecha de eso para jugárnosla de vez en cuando.



La llamamos. Nos ignora. Nos miramos con condescendencia. Claro, pobrecita, es que no nos oye. Nos pone las patas encima y nos pega el morrete a la cara. En lugar de bajarle las patas al suelo y decirle que no, nos volvemos a mirar con condescendencia. Claro, pobrecita, es que no nos ve. Entre nosotros y ahora que nadie nos oye, somos unos blandos, ella es más lista y nos ha calado. Esa es la verdad.

Pero para ser justos y hacer honor a la verdad, Sua es una tía bastante maja. Normalmente anda cerca de nosotros  y no se aparta demasiado. Excepto cuando ve una pareja como nosotros dos. Debe ser que es cierto que no ve mucho o es que a Sua le encantan las parejas jóvenes como a otros les encantan los labradores color chocolate.  Es ver una pareja joven y largarse con ellos. Tiene una obsesión.

El otro día en Oiz se enamoró de otra parejita, y las dos o tres veces que nos cruzamos con ellos, allí estaba nuestra Sua saltándoles alrededor y poniéndoles caritas. La chica se moría de risa. Y Sua se moría de felicidad despatarrada en el suelo bajo las caricias de aquella extraña. La traidora de ella. Cuando me acerqué para recuperarla, la chica me miró con una sonrisa de oreja a oreja. Qué bonita, dijo, es preciosa. Yo también le sonreí. Sí, es una gamberra muy guapa.

Me gusta que la gente le haga mimos a Sua. Me gusta que sea sociable y no tenga miedo. 

Pero mientras me llevaba a Sua conmigo me vino un pensamiento a la cabeza. Sua estuvo perdida durante muchos días hasta que la encontramos en unas condiciones horribles. Me pregunto por qué nadie se dio cuenta entonces de lo bonita que es y por qué nadie la ayudó.
Me pregunto por qué nos da tanto miedo ayudar a un animal con problemas. Me pregunto por qué sólo nos parecen bonitos los animales que ya tienen un dueño que les quiere y no nos paramos a regalar una caricia a los que están solos y abandonados, que son los que más nos necesitan.


11 comentarios:

  1. Hola! Qué preciosa es Sua y qué suerte ha tenido de encontrarlos!! ME leí todas las historias de sus peques y son preciosas!

    Saludos y los esperamos por nuestro blog,
    Eliana y el clan.-

    ResponderEliminar
  2. Pues mis sinceras felicitaciones,si se ve tan cariñosa ,que se le puede perdonar todo,ademas es preciosa.Que gato mimoso te dara ese cariño perruno,los gatos son tacaños con la repartidera de cariño ,y cuando lo dan es por el tiempo que ellos quieren caricia y ya.Hablo el experto en mordiscos cariñosos, y las emboscadas por toda la casa ,Merlin.

    ResponderEliminar
  3. Eliana, cuenta con esa visita!!
    Fidel, no te creas, Casper es tan mimoso como el más mimoso de los perros...claro que Casper seguramente se cree que es un pitbull :-)

    ResponderEliminar
  4. La perrita de mi abuela se iba con todas las señoras de pelo blanco con bastón... y yo creo que veía bien... pero igual pensaba: "Abuelita = cariños"
    Yo creo que nadie ayudó a Sua por puro egoismo, porque es más fácil decir ay, pobrecita, qué pena me dan los perritos abandonados y pasar de largo. Y quizás porque os estaba esperando a vosotros ;)

    ResponderEliminar
  5. Casper una confusion de identidad seguramente.Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por visitar mi blog,la postal esta dedicada a todos los gatos,y en particular los del blog,se sale de la clasica representacion de la mula el buey y todo eso,es una postal de gatos para gatos.Con cariño Merlin

    ResponderEliminar
  7. :-) me encantan las cosas de gatos para gatos

    ResponderEliminar
  8. jejejejeje, mi perra era un poco del estililo y también ponía esa mirada... De hecho yo creo que la ponía por defecto aunque estuvieses llamándola para algo "agradable". No sea que al final fuese para reñir o algo... jajaja

    En lo último tienes toda la razón.
    Mi situación actual no me permite nada... (de hecho casi todo el mundo piensa que ya hice suficiente locura cuando cogí al Umpa). Pero es sólo ver gatos en la calle (y en los alrededores de mi casa hay muchos) y se me parte el alma... son demasiados y me veo incapaz de hacer nada... Ni siquiera puedo darles de comer... Sólo les doy a los que vienen directamente a pedirme...que son como 2-3 dependiendo de la semana. Pero es que pufff, soy estudiante, vivo en un piso compartido con dos chicas con las que ya casi he tenido problemas sólo por tener al Umpa, lo que cuesta la comida es lo de menos... el Umpa es de mercadona... pero sólo con llevármelo en transporte público se me va muchísimo...

    Aquí ya he hecho alguna locura, metiéndome en una propiedad privada saltándome una valla para ver si una gatito estaba bien... porque creía que estaba en un motor...
    Pero no puedo hacer más... y me siento fatal cada vez que paso por delante de esos gatos y tengo que retirar la mirada como si no los viese.
    Si conociese a alguien por aquí... a mí me gustaría coger a algunos y hacer esterilizaciones, colaborar parcialmente económicamente y a tope en cuanto a disponibilidad temporal... ni siquiera espacial. Porque es que no puedo con lo que tengo que ver cada día.
    Si el año que viene me mudo, entre otras razones estará esa. Y no es que porque no lo vea no sepa que exista, pero sabiendo que no puedo hacer nada... llego con un mal cuerpo a casa... =(

    En fin, cuento aquí esto en plan desahogo porque al menos habrá quien me comprenda...

    ResponderEliminar
  9. Está preciosa! no me extraña que no podáis evitar ser blandos con ella :)

    ResponderEliminar
  10. emmmm he visto q el setter ahora es Coco?????
    forma parte de la banda? =)

    ResponderEliminar
  11. Hola Bb:

    Hemos puesto la adopción del setter en manos de APASOS Bilbao. Ellos le han chipado y le han vacunado. Nosotros no le habíamos puesto nombre y le llamábamos Setter en espera de que apareciera su dueño, así que las voluntarias de APASOS nos sugirieron que le llamáramos Coco y nos pareció bien.

    APASOS Bilbao se encarga de difundir y gestionar su adopción y pagar todos los gastos veterinarios que Coco necesite, y nosotros le damos un hogar provisional en nuestra casa, mimos y todo lo que necesite para su bienestar. Así que de momento forma parte de la banda (jejeje) por lo menos hasta que encuentre su propia manada humana ;-)

    ResponderEliminar