jueves, 24 de noviembre de 2011

Una familia para Coco

Setter ahora se llama Coco. 

Cuando lo encontramos no quisimos ponerle un nombre porque dimos por hecho que un perro tan bonito tenía que tener un dueño, y cuando nos dimos cuenta de que el dueño no iba a aparecer pensamos que era mejor que el nombre se lo pusiera su nueva familia cuando se la encontráramos.

Para encontrarle una familia a Coco contactamos con los que mejor saben hacer este trabajo, los voluntarios y voluntarias de APA SOS Bilbao. Ellos le han  chipado y le han puesto las vacunas, y también han sido ellos los que nos han sugerido llamarle Coco. Ellos se encargarán de esterilizarle y de revisar su vista para saber exactamente qué le pasa (ya os dije que ver, ve, pero  no demasiado bien...). También es están ocupando de su difusión. Podéis ver su ficha aquí. 

¿Qué aportamos nosotros?

Nosotros somos la casa de acogida de Coco. Excepto en lo que se refiere a los gastos veterinarios, que los paga APASOS, para todo lo demás Coco es como Sua, Michurrina, Ikatz y Casper.

¿Por qué no nos quedamos con Coco?

Hay dos grandes razones por las que hemos decidido no quedarnos definitivamente con Coco y buscarle otra familia.

Coco es joven y activo. Aunque Iban y yo somos como dos cabras y aprovechamos todos los fines de semana y las vacaciones para echarnos al monte y darnos unas palizas tremendas, de lunes a viernes manda el trabajo y apenas disponemos de una hora para pasear a los perros. Sua es viejita y está encantada de su vida con ese plan, pero Coco necesita mucho más. Creemos que sería mucho más feliz si pudiera estar suelto todo el día o con alguien que se lo lleve a hacer ejercicio mucho más a menudo. Tener a Coco dando paseitos de lunes a viernes es como tener un Ferrari para ir a hacer las compras al supermercado...

Coco está sano y es precioso. Cuando encontramos a Ikatz, tenía una infección respiratoria de caballo, Michurrina estaba desnutrida y tenía dos cachorros recién nacidos para amamantar, Sua estaba desnutrida, comida por los parásitos, muerta de miedo, sorda, con cataratas y un tumor (la pobre lo tenía todo). Cuando los encontramos, sabíamos que si no nos quedábamos con ellos, se morían. 

Dejando aparte el pequeño detalle de que vea mejor o peor, Coco es un perro de lujo, tiene una planta estupenda. Probablemente ha pasado hambre estos días perdido, pero no parece que le hayan hecho daño en absoluto. Es sociable, obediente, simpático, confiado y muy manejable. Se deja manipular sin decir ni guau y tiene una costumbre muy graciosa de meterte el morro entre las manos. Si pasas cinco minutos con él, te enamoras. Es perfecto para gente con niños, para gente que ya tenga otros perros, para gente que no tenga otra mascota y quiera mimarlo en exclusiva...no tiene un pero. Si hay un perro con posibilidades de ser adoptado, ese tiene que ser Coco!!



5 comentarios:

  1. guau, muy buenas razones... De verdad que es precioso!!! Espero que encuentre pronto una family!!

    ResponderEliminar
  2. Si lo ven sin dudarlo un segundo lo adoptan sin vacilar,precioso y amoroso,toda la suerte del mundo para Coco.

    ResponderEliminar
  3. Vendiéndolo así de bien dan ganas de quedárselo.. jeje.. Yo también cruzo los dedos!!

    ResponderEliminar
  4. Ese perro es precioso!! Seguro que pronto encuentra un hogar.

    ResponderEliminar