jueves, 1 de diciembre de 2011

Rescatar a los niños para proteger a los animales

Tengo una red estupenda de personas y protectoras de animales en Facebook que me mantienen al día de lo que pasa en el mundo de los rescates de perros y gatos: bichos encontrados, bichos perdidos, bichos que buscan casa…me gustan los bichos y me gusta la gente a la que le gustan los bichos. Sin embargo, no soy voluntaria en ninguna protectora. Por diferentes motivos siento un cariño muy especial por Esperanza Felina de Vitoria y por APASOS Bilbao y en algunas ocasiones he colaborado económicamente con ellos pero no soy voluntaria.

No soy voluntaria porque soy una cobarde. Esa es la verdad. Tengo pánico a ver animales maltratados, no lo soporto, es más fuerte que yo. Cada vez que me enfrento a un caso en el que alguien ha torturado a un animal de forma deliberada siento una angustia infinita, una furia asesina. Siento que si me pusieran delante del torturador lo mataría con mis propias manos. Yo, que no le he dado una colleja a nadie en mi vida. Da miedo.

Siempre he pensado que difundir esas fotos terroríficas no vale para nada. Que nos provocan un dolor enorme a las personas que amamos a los animales y que probablemente sólo sirve para dar placer y nuevas ideas a los locos que disfrutan torturando animales. Pero sólo es mi opinión.

El año pasado salió a la luz el caso del cachorro de Schnauzer torturado salvajemente hasta la muerte y todos los medios de comunicación de este país lo difundieron ampliamente para alegría y gloria de los locos torturadores. Aquellas imágenes no me dejaron dormir durante varios días. No paraba de preguntarme qué tiene en la cabeza una persona capaz de hacer semejante barbaridad. Y me leí montones de estudios que intentaban explicar el por qué. Recogí algunas de sus conclusiones en el artículo “De perros, gatos y hombres” y entendí que  muchas de las personas que torturan animales provienen de entornos marginales en los que la vida no vale nada, entornos en los que ellos mismos han sido maltratados y abusados.
El maltratado se convierte en maltratador.

Esta semana he vuelto a cruzarme con otro caso de maltrato. Paqui de Badajoz lleva tres gatos recogidos con disparos en el cuerpo y pide ayuda para operar a los animales y salvarles la vida. Dice que el culpable es un niño que se dedica a dispararles. Algunos nos preguntamos por el niño ¿no se puede hacer nada con ese crío?. La respuesta que recibí me hizo pensar: “están intentando convencer a los Servicios Sociales para que tomen cartas en el asunto ya que los padres pasan del crío y tienen problemas de alcoholismo

Los padres pasan del crío y tienen problemas de alcoholismo. Ahí está la clave del problema. 

Los niños son espejos de su entorno. Hacen lo que ven. Imitan lo que ven. Si reciben amor, respeto, atención y un entorno seguro, cuando crezcan darán amor y respeto, y crearán un entorno seguro también para los suyos. Es pura empatía.

Creo que si en lugar de coger al crío y meterlo en un centro de internamiento (o peor aún, dejarlo crecer en ese entorno insano) lo metemos en una familia que le de cariño, respeto y seguridad, a los gatos de Paqui ya no les servirá de nada, pero salvaremos a los animales que este niño va a matar ahora y en el futuro, salvaremos a la mujer a la que probablemente maltratará mañana cuando sea un hombre adulto y, lo más importante, salvaremos a sus propios hijos y a los animales que estos niños torturarán.

Creo que si además de integrar a este crío en una familia que lo quiera, hacemos lo mismo con el resto de críos de este país que están viviendo situaciones parecidas, la cantidad de animales que salvaremos del maltrato se multiplicará hasta el infinito. Y si además su integración viene acompañada por la presencia de animales para que aprendan a quererlos y a tenerlos cerca, mejor que mejor.

Siempre me ha parecido ridículo que la gente me pregunte qué pasa con los niños que pasan hambre en el mundo, si ellos no valen más que los gatos. Me parece absurdo comparar ambas situaciones porque no tienen nada que ver. Pero ahora tengo una idea que no para de darme vueltas en la cabeza:

¿Y si cortamos el maltrato a los animales protegiendo a los niños a los que no quiere nadie?


27 comentarios:

  1. Habría que esterilizar a muchos padres....

    ResponderEliminar
  2. Esa sería una gran medida y que sepas que tienes toda la razón del mundo porque ése, y no otro, es el camino. Pero la realidad es otra. La realidad es que faltan psicólogos evolutivos, faltan asistentes sociales, faltan personas que denuncien maltrato ya sea o no infantil, falta... un montón de gente. No porque no los haya ¿eh? Que los hay y a patadas, pero las administraciones no quieren contratar a mucho personal y menos ahora con la crisis. Te lo digo porque me afecta directamente este tema. Estoy terminando Psicología y aunque no sé exactamente a qué dedicarme, la Psicología Evolutiva me encanta y como muchas personas veo que lo fundamental para acabar con muchos de los problemas de la sociedad es la Educación. Pero la triste realidad es que políticos y gentuza varia prefiere poner prisiones, porque son más baratas a corto plazo, que invertir en educación que sería la solución a largo plazo del problema, llegando incluso a la erradicación de tantísimos lastres inhumanos que nos afectan. ¿Pero quién se molesta en informarse de los problemas y de aplicar soluciones de verdad? Está claro que no los de arriba. Hay que hacer algo o nos vamos a ir todos a la mierda. Danos 5 años, o menos, y verás. (Siento ser tan pesimista, pero es que el futuro pinta muy muy mal).

    ResponderEliminar
  3. Está claro que el que maltrata a un animal no está bien de la cabeza, pueden gustarte o no los bichos, pero de ahí a hacer daño a un ser vivo hay un abismo... y lo peligroso es que ese mismo individuo que coge a un gato del rabo y lo golpea contra los coches (me libré de ver la tortura de Schnauzer pero no de esto último) lo puede hacer igual conmigo porque algo le falla en el cerebro. Nos queda la esperanza de poder cambiar el destino de esos niños que todavía son "corregibles"!
    Y yo tampoco soy voluntaria porque lo fui una temporada y no me sentí capaz de seguir... Es más, no puedo leer completos los mensajes que me llegan por Facebook del tipo "gatito abandonado con los ojitos mal..." y hasta ahí puedo leer...

    ResponderEliminar
  4. Sin duda muchos de los maltratadores de animales y personas han sufrido abusos en su niñez,pero también los hay que maltratan por diversión,quién no conoce al típico que ata en la cola del perro una cuerda con latas para que el animal que no entiende como ha llegado eso hasta su apéndice huya despavorido,porque yo si que conozco y desde luego que no eran niños maltratados.Sé que alguien podrá pensar que eso no es maltrato sino broma sin malicia,pero desde luego que a mí gracia cero me hizo.
    Yo tampoco puedo ver a nadie pegar a ningún animal,ni ser vivo,un día le tuve que gritar a uno que en el parque de delante de casa pegaba a su perro y el animal le miraba sin entender nada,y sin rechistar aguanto los golpes.
    Tampoco soy voluntaria,colaboro apadrinando a algún gato de la protectora,es mas,tuve apadrinado a uno que habían rescatado mientras unos desalmados le apaleaban en medio de la calle,la chica que lo recogió no sé como pudo contenerse,quizás en esa situación,yo les hubiese quitado el palo y los hubiese apaleado,porque a mí también me entran ataques de ira cuando me entero de algo así.
    En la educación está el secreto del respeto hacia todo ser vivo,pero,¿que hacemos con los que no quieren reeducarse?,en el cambio de leyes también está la solución.

    ResponderEliminar
  5. Los que maltratan por diversión, anónima, se llaman PSICÓPATAS. Una cosa es... qué se yo, hacer eso una vez para ver qué hace el perro, por "curiosidad" (y ahí deberían estar los padres para castigar ese comportamiento). Porque parece inocente, ¿verdad? Jiji, jaja, mira el niño qué gracioso. Pero si se le anima y la conducta sigue y sigue, el problema se hace cada vez mayor. Primero espanta a los gatos a patadas, jijijaja, luego le tira piedras a las palomas jijijaja, después le pega un manotazo a un perro jijijaja... y luego... tienes a un psicópata en potencia que tortura animales de formas inimaginables (y de ahí a que ataque a las personas hay un escalón muy muy pequeño). Lo que dice Eva es verdad y te diré por qué. Salvo que un niño nazca con un problema cerebral que afecte su empatía y capacidad de relación, los psicópatas NO NACEN, SE HACEN. Y una vez hecho el psicópata, no hay recuperación posible. No la hay. ¿Solución? Prevenir con educación. Un niño puede, sin malicia, por curiosidad, aplastar una mosca contra el cristal. Se necesitan padres informados y que tengan interés en la educación de sus hijos para saber corregirle cuando haga falta y prevenir que haya delincuentes y asesinos sueltos.

    Creo que es más efectivo llamar a la policía cuando se ve un maltrato que recriminar al dueño. Más que nada, porque ese perro vuelve a su casa o es abandonado y el problema no se soluciona.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, supongo que en el caso de las personas que están mentalmente enfermas, por mucha educación y por mucho cariño que les des seguirán siendo unos enfermos mentales. No sé si la solución a ese caso debería venir por penas mayores o algo similar....

    Yo pensaba más bien en el caso de la gente que es cruel porque eso es lo que les han enseñado y dan lo que reciben. Pienso que tal vez protegiendo a esas personas desde pequeños nos ahorraríamos a un montón de hijos de puta adultos. Otra cosa es lo que comenta Elvira de la desgracia de país que tenemos donde los servicios sociales funcionan de pena y a veces los niños están más desprotegidos que los perros :-(

    ResponderEliminar
  7. Entonces,como no hay solución les dejamos que campen a sus anchas,digo a los psicópatas,que las leyes no cambien y que sigan haciendo lo que les gusta,¿no?.

    ResponderEliminar
  8. No, las leyes claro que hay que endurecerlas. Pero independientemente de eso, si se educara más y mejor podríamos ver cómo en las cárceles españolas el número de presos se reduciría como mínimo a la mitad. El problema es que una cárcel sale más rentable que educar y por eso tenemos maleducados por todas partes sin posibilidad de cambio.

    Y una cosa... un psicópata no es "enfermo mental", como lo sería un esquizofrénico o un paranoico. Un psicópata sabe muy bien lo que hace, y hace lo que hace porque le divierte y porque se siente poderoso haciéndolo. No se cura con pastillas ni con terapia, ni de ninguna forma que conozcamos a día de hoy. Será un perturbado toda su vida porque le han enseñado a ser así. Y no cabe reeducación. Un buen ejemplo de psicópata es el de La naranja mecánica.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo contigo,tanto en lo de las leyes como en lo del psicópata.
    Ojalá y empecemos ya a educar a los niños en el respeto a todos los seres vivos y las cosas cambien.
    Un saludo a ti también.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, claramente esto no se soluciona con una sola medida, sino con una batería de ellas: más educación, leyes más firmes, más cultura social. Y desde mi punto de vista en ningún caso dejando que los psicópatas o los enfermos mentales campen a sus anchas, entre otras razones porque también son un peligro para otras personas.

    Elvira, es interesante eso que dices, no estoy familiarizada con esos temas. Entiendo por lo tanto que un enfermo mental lo es de nacimiento y que se puede curar o controlar con medicación, y por contra un psicópata es una persona "normal" cuya educación o experiencias le han convertido en alguien que se divierte con el dolor ¿es correcto?

    ¿podríamos decir que la educación y la estabilidad emocional podrían servir para evitar que se formen personas con un perfil de psicópata? ¿o por el contrario ese desorden se plantearía sí o sí por mucha educación que le des?

    ResponderEliminar
  11. Cuando fue lo de los perritos Schnauzer (realmente se vió uno pero mató a varios) tardé dos meses en poder hablar de ello en mi blog.

    Me parece peligroso dar por hecho que todos los maltratadores de animales vienen de familias complicadas. Conozco una chico con una infancia terrible que es una persona estupenda y un gran amante de los animales. Conozco gente que ha tenido una infancia absolutamente normal y carece de empatía hacia los animales. Un día tuve que ver como mi primo de cuatro años golpeaba a un perro con un palo para que comiera (no le daba muy fuerte, por suerte) y mientras los padres y el abuelo sonreían diciendo que tenía mucho carácter. Otra persona con una vida normal y corriente se reía en medio de una cena familiar de la forma tan horrible con la que un vecino mató un gato. Lo que quiero decir con todo el rollo éste es que por desgracia no siempre hay causa "lógica" para esas conductas. Está claro que el que es capaz de matar a alguien o violarle será capaz de torturar un animal, sin embargo lo que más me aterroriza a mi es la idea de que personas normales y corrientes, sin traumas ni pasados oscuros, como mi vecino o un familiar, sean capaces de algo así, reirse del dolor. ¿Qué tienen menos conexiones neuronales en la zona cerebral donde se aloja la empatía? Pues puede ser, pero eso no quita que sepan que está mal lo que hacen y que deban aprender a controlar esas actitudes.

    Y sí, por mis muertos que al torturador del perrito y a muchos otros le metía sin remordimiento ninguno una bala entre ceja y ceja.

    ResponderEliminar
  12. Un enfermo mental no tiene por qué serlo de nacimiento. Sí es verdad que suele tener una carga genética que lo predispone a ello, y si se dan unos factores ambientales concretos, la enfermedad aparece. Es el caso de la esquizofrenia, por ejemplo, que aparece en la adolescencia tardía o primera juventud. Es más probable que la padezcas si tienes familiares que la tienen, pero tener familiares afectados no significa necesariamente que tengas que desarrollar la enfermedad.

    Un psicópata no nace, es decir, no existe un gen de la "psicopatía". Un psicópata no tiene empatía y disfruta del dolor ajeno pero es una persona normal, no tiene ningún defecto "de fábrica" por así decirlo que lo lleve a ser psicópata. Lo que pasa es que en algún momento de la Historia humana, unos padres no educaron bien a su hijo y se convirtió en psicópata. Ese psicópata tuvo hijos a los que les inculcó la psicopatía como algo "normal", que aterrorizar y dañar a los demás estaba bien... y así, los psicópatas son cada vez más. Y es que no se transmite por los genes, sino por la educación.

    Así que con esas salvedades, tu afirmación sería correcta. La enfermedad mental suele venir en los genes, pero no tiene por qué expresarse y no siempre se manifiesta nada más nacer.

    A tus siguientes cuestiones: Lo primero es cierto. Si a un niño se le permite crecer en un ambiente que le enseñe que hacer daño a los demás está mal -y no sólo de palabra, sino con ejemplos a seguir en su vida diaria-, enseñándoselo de verdad, ese niño no se convertirá en psicópata. Quizá no sea muy empático, pero tratará por todos los medios de no dañar a alguien porque le han enseñado que eso está mal.

    Espero haberte respondido :P Esta no suele ser la típica charla que se tiene con un café delante. Y es que estos temas al ser lo que estudio y quiero llegar a tratar algún día me apasionan...

    ResponderEliminar
  13. Sí!! Me has respondido y además me has enseñado mucho porque no sabía cuál era la diferencia entre una enfermedad mental y una psicopatía y tampoco sabía que los psicópatas no nacen así. La verdad es que es una gozada cómo lo explicas, se nota que te gusta el tema :-)

    Respecto a lo que comenta Abisal, yo también me he encontrado con personas así. Son aparentemente normales, incluso cariñosas, pero te cuentan un caso de maltrato y les parece gracioso: apedrear perros, ahogar gatitos recién nacidos...y lo cuentan como si fuera normal, como si no hubiera nada de malo en ello. ¿Cómo se explica eso?

    ResponderEliminar
  14. Helloooo,
    no creo que el problema sea sólo de psicópatas o educación. En cantidad de países (y en éste igual ya no se hace tanto, pero en muchos pueblos pequeños es para "pasar el rato"!!!!!)la vida de los animales tiene valor cero y puede que no torturen a los animales "por diversión", sinó porqué eso es lo que se ha hecho toda la vida, despreciar la vida de otros seres vivos, sean tipo mascota o sean animales en peligro de extinción. Vale, me he salido totalmente del tema.
    Pero si que me gustaría añadir lo siguiente: qué pasa con las "fábricas de carne"? Me refiero a granjas de pollos, de cerdos, que se matan sin ningún método "indoloro" o no tan salvaje? Estamos en una sociedad civilizada, pero eso tampoco está resuelto... Y no se mata por diversión, pero tampoco creo que sea la manera.
    En ese sentido soy muy débil porqué me he planteado infinitas veces hacerme vegetariana sin dar el paso... He reducido el consumo, eso si...
    Y ya no sé si entrar en tema toros, bou embolat, etc... pufffff eso para mi es la violencia disfrazada de cultura y diversión en su máxima expresión...
    Me he ido por lo cerros jajaj
    Que tengais buen diaaaaaaa

    ResponderEliminar
  15. Ah, y también me apunté para pasear perros de la perrera municipal... pero desistí. Te lo ponen muy difícil!!! Vas de voluntario, pasas un curso pero después tienes que ir en horarios establecidos totalmente incompatibles con mi jornada laboral... Pues no sé... puedo ir algún fin de semana pero no me puedo comprometer a todos... tampoco... sólo podía ser por las mañanas... Difícil...

    ResponderEliminar
  16. Claro Bb, y eso es lo que hay que educar: que la vida de los seres vivos no valga 0. Y educar en la sensibilidad hacia los animales. La psicopatía está muy extendida, de hecho, la mayoría de los psicópatas no están en la cárcel. El psicópata es el compañero de trabajo trepa, el vecino que trata de hacerte la vida imposible, el jefe que quiere hacértelo pasar mal a la primera de cambio... y probablemente no vean una cárcel en su vida. Y son psicópatas ¿eh? En el momento en el que te parece que lo que haces no está mal y tampoco empatizas mucho... psicópata. No hay más.

    ¿Los toros son una expresión nacional de la psicopatía? Sí.

    Desgraciadamente parece que la psicopatía gana al altruismo. Las cosas se ponen difíciles para ayudar...

    ResponderEliminar
  17. Lo terrorífico es que no es mi opinión. Todo lo que he dicho arriba no es "mi visión particular". Es la conclusión de miles de estudios psicosociales. Y la de sustos que nos toca llevarnos todavía...

    ResponderEliminar
  18. Tienes toda la razón... Es sólo que no me lo habían planteado nunca así y sustentado según estudios. Es un esfuerzo enorme ser optimista, pero es lo que decís, se debe trabajar mucho si queremos cambiar algo

    ResponderEliminar
  19. Ai...no sé..ojalá fuera así...pero siendo profe he visto niños "normales" de familia "normal" que desde pequeños no sienten ningún tipo de empatía o pena hacia los animales..una vez me vino una madre desesperada porque ella y su marido adoraban a los animales y le compraron un perro a la niña, que hacía tiempo que lo pedía.A los dos días la niña les dijo que el perro ya no les gustaba y que lo tiraran a la calle.. intentaban razonar con ella pero ella no lo veía, le daba igual...me daba un terror tremendo la niña esa..

    ResponderEliminar
  20. Ayer en la 4... César Millán... intentando concienciar a los españoles seobre el maltrato y el abandono... y el final... BUUUAAAAA qué llorera!!!!! Lo visteis?

    ResponderEliminar
  21. Jo, vaya hartada de llorar que me pegué con la historia del último galgo...al pobrecito le ha tocado la lotería, aunque seguro que bien que se lo ha ganado, que a saber lo que habrá pasado...
    Es un poco diferente de El Encantador de Perros, no? me quedé con ganas de que ayudara más a los animales..eso sí, llorar, lloré hasta que me harté...

    ResponderEliminar
  22. Si, es un poco diferente, hay una parte que parece un concurso, pero me gustó bastante. Y César me encantó!! jajaj el encantador de perros y personas =) No sé de quién fué la idea de hacer este programa, si de Affinity, de Cuatro... no lo sé, pero espero que se consigan muchas cosas, ya que las administraciones no siempre han estado por la labor o no le han dedicado demasiada importancia y ahora con los recortes veremos... Y me gustó mucho la importancia que se le dió a las pequeñas asociaciones que hacen lo que pueden para ayudar a los bichos =^.^= A veces con un poco de publicidad es bastante...

    ResponderEliminar
  23. Me consuela saber que:
    1. no soy la única rancia que pasa los viernes por la noche delante de la TV
    2. alguien más, aparte de mi pareja y yo, lloró cual niña chica con la historia del galgo!!

    ResponderEliminar
  24. Yo también lloré con el programa,que pena por favor!,lo que son capaces de hacer algunas 'personas' a los animales,menos mal que existen otras muy buenas para compensar la situación porque sino...

    ResponderEliminar
  25. Pues tienes toda la razón, es necesario corregir ciertas pautas, erradicar los problemas de raiz. Todos los días veo críos jugando en la calle hasta las 12 de la noche mientras sus padres están en el bar. Esos críos se dedican a "todo lo malo": hacer ruido, romper espejos retrovisores, pelearse con otros grupos, ensuciar... y supongo que si se tercia pueden tirarle na piedra a un gato a un perro... y sus padres dirán: son niños y los otros animales.

    ResponderEliminar
  26. Me ha gustado mucho esta entrada, me siento totalmente identificada en ella, tanto en la incapacidad que tengo de colaborar por mi reconocida cobardia como que la clave de tanto maltrato animal está en la educación y atención de los padres hacia los hijos, si una persona recibe amor y atención, dará amor y atención a todo lo que le rodea, sea persona, animal o cosa.
    Un abrazo
    Marilia

    ResponderEliminar