viernes, 28 de octubre de 2011

All you need is...a cat

Hacer las tareas de casa es un rollo. ¿A quién le apetece pasarse toda la mañana del sábado limpiando la casa? ¿A quién le apetece fregar los platos después de cena con lo bien que se está uno tumbado en el sofá?

Por eso se agradece tanto que siempre haya alguien en casa dispuesto a aligerar tu tarea, a abandonar su rascador por unos minutos para hacerte compañía y que no te sientas tan solito fregando. No me digáis que no es un encanto este gato :-)



jueves, 27 de octubre de 2011

Ongi Etorri / Bienvenida

Nos (me) preocupaba que estuviera demasiado débil para andar paseando por el monte tan pronto.

Nos (me) preocupaba que le soltáramos la correa y se lanzara como un misil en cualquier dirección y la perdiéramos.

Nos (me) preocupaba que al estar sorda no fuera capaz de oírnos llamarla y no supiera volver con nosotros.

Nos (me) preocupaba que pudiéramos cruzarnos con otros perros y hubiera problemas.

Nos (me) preocupaba todo. Vamos, que si no, no sería yo...

Menos mal que estaban allí Iban, Mintzor y Sua para relajarme y demostrarme (otra vez) que hay que confiar en los tuyos siempre 

Betito, Lucia y María me piden fotos de nuestro paseo por el monte. Os dejo algo mejor: 



Música: Gogak de Esne Beltza

Las miradas que se cruzan en un tren.
Los besos que se dan en la esquina de la barra.
Los momentos antes de dormirse soñando, soñando trascurren los días...
Los castillos construidos en la playa amarilla las olas no los podrán demoler.
Las flores dibujadas con nuestras manos, el tiempo no las cortara.

Antes de que el sueño me venza quisiera despertarme
Antes de que el sueño me venza quisiera soñar
perdido en el camino de los viejos tiempos
verte igual a como te recuerdo.

Dame la bienvenida otra vez
eres la fuente de toda mi alegría.
Dame la bienvenida otra vez
porque vengo para quedarme!


lunes, 24 de octubre de 2011

Sua

Se llama Sua.
Ayer no tenía nombre pero hoy ya lo tiene. Sua. Significa "fuego" en euskera. Nos gusta como suena y creo que a ella también le gusta. Sua. Nuestra Sua. 


Hoy tiene menos pulgas y menos garrapatas. La veterinaria y yo nos lo hemos pasado bomba cazándolas esta mañana y machacándolas sobre una servilleta de papel. Come como una lima y ha tenido la deferencia de vomitárnoslo todo en el coche de camino al veterinario. Le encantan los mimos y los pide con humildad, como si no se los mereciera. Se acerca a nosotros, baja la cabeza y disimuladamente la apoya contra nuestro cuerpo buscando calor, sin estridencias, sin hacer ruido. Yo creo que no termina de creérselo. 


Apenas pesa nueve kilos, tiene cataratas en los ojos, un tumor en una mama y una dermatitis de caballo en la parte de atrás. Pero es, sin lugar a dudas, la perra más bonita del mundo :-) 



domingo, 23 de octubre de 2011

Un encuentro inesperado

Tiene los ojos marrones, enormes y líquidos enmarcados en una carita de perra preciosa. Tiene la mirada humillada y baja, con una mezcla de miedo, de desconfianza y de ganas de que alguien la quiera mucho y la salve de su destino.


Tiene la piel sucia y mate, entre ella y sus costillas no hay nada, ni un sólo gramo de grasa. Lleva la cola entre las patas y solamente un momento la he visto moverla tímidamente, como si no terminara de creerse que estábamos allí para ayudarla. 


Hay algo que no está bien en las patas de atrás y en sus mamas. Las tiene hinchadas, el flanco pelado, las patas de atrás algo torcidas. Las garrapatas y las pulgas se la están comiendo y está tan débil y tan asustada que cuando se pone en pie las patas le tiemblan. También tiembla cuando la acaricio. Tiembla y me mira con los ojos llenos de duda y de miedo. No sabe quiénes somos. No sabe que ya la queremos.


La hemos encontrado esta tarde en una curva cuando íbamos en el coche por una carretera secundaria en Bizkaia. Estaba hecha un ovillo junto a la carretera y hemos pensado que estaba muerta. Nos hemos bajado, le hemos dado un trozo de pan y hemos tenido que seguirla por el monte y el pueblo durante casi una hora. No se dejaba coger. No nos dejaba ni que nos acercáramos a ella. Un vecino nos ha dicho que lleva más de una semana dando vueltas por ahí. Nadie se ha ocupado de ella.


No nos hemos querido dar por vencidos. Uno por arriba y otra por abajo, uno la seguía y otra la esperaba al final de los caminos con un trozo de pan para convencerla. Una y otra vez. Hasta que al final la pobre no ha podido más. Se ha encontrado de nuevo conmigo mientras escapaba de Iban y ya no ha tenido fuerzas para escaparse. Me he acercado a ella y ha bajado la cabeza, humillada y rendida, ha plegado las patas de atrás temblorosas en el suelo. Y se ha dejado coger.


Con una cuerda hemos hecho una correa improvisada y la hemos llevado al caserío de Iban. No nos hemos atrevido a traerla a casa con los gatos . La hemos metido en una habitación con pienso y agua fresca, con una colcha en el suelo para que pueda tumbarse y descansar, la hemos acariciado mucho, mucho tiempo. La hemos acariciado tanto que al final se ha hecho un ovillo a mi lado, encima de la colcha y ha suspirado. Ha suspirado como un perro derrotado. Nos ha roto el corazón.


En unas horas la llevaremos al veterinario. Le quitaremos los parásitos y le curaremos las heridas del cuerpo. Y con el tiempo si tenemos mucha suerte a lo mejor sabemos curarle también las heridas del alma. Para que se olvide para siempre de las personas que no han sabido quererla como se merece.


Ya os contaremos. 

jueves, 13 de octubre de 2011

Venta Solidaria de libros para Esperanza Felina

Para los que no lo hayáis visto aún, todos los beneficios de la venta de libros se van derechitos a los gatos de Esperanza Felina. Animaos y elegid vuestro libro!!! :-)


http://kalekatuak.blogspot.com/p/mis-libros.html

viernes, 7 de octubre de 2011

Aquí ya no cabe un imbécil más.

Eso es lo primero que he pensado esta mañana al oír esta noticia por la radio: "Madrid prohíbe dar de comer a los animales abandonados".


Aquí ya no cabe un imbécil más.  


La Comunidad de Madrid acaba de modificar la Ley de Protección de Animales Domésticos que data de 1990. Consideran infracciones graves temas como fomentar el comportamiento agresivo o tener a los animales atados en malas condiciones, y pasa a ser infracción muy grave grabar imágenes con comportamientos crueles hacia los animales domésticos. Técnicamente el texto fomenta la adopción de mascotas, prohíbe su exhibición para fines comerciales, prohíbe la tenencia de animales peligrosos como si fueran domésticos y amplía los casos en los que puede retirarse al dueño un animal cuando existan riesgos para cualquiera de los dos.


Hasta ahí todo perfecto.


Hasta que descubro que se considera delito (falta leve) alimentar a los animales vagabundos. ¿Cómo es posible? 


Ahora en Madrid te metes en una plaza de toros para ver cómo torturan a un animal hasta la muerte y estás contribuyendo a mantener un bien de interés cultural. Pero si te acercas a una colonia de gatos con unas latitas para que no mueran de hambre te puedes comer una multa de hasta 1.500 euros y eres un delincuente. 


Menos mal que es una ley de PROTECCIÓN de animales.


Es que hay que joderse.


lunes, 3 de octubre de 2011

Cachorrito bueno bonito y gratis

El sábado me di una vuelta por el Mercado de la Almendra en Vitoria y aproveché para hacerles una visita a mis amigas de Esperanza Felina. Para los que no lo sepáis, Esperanza Felina fue la asociación que rescató a Casper y a través de la cual lo pudimos adoptar. Con aquella adopción matamos dos pájaros de un tiro: encontramos al mejor gato del mundo (con permiso de los vuestros) y además conocimos a un grupo de voluntarias maravillosas con las que intento mantener todo el contacto que la locura de vida que tengo me permite. Que no es mucho, pero lo intentamos. 

Y de paso aproveché y me compré un felpudo con tres gatos, una bolsa de la compra plegable con un gato, una carterita con otro gato, dos catnip con sendos gatos para mis gatos, una libreta en la que proclamo que soy la loca de los gatos y aproveché a pagar la pegatina de los dos gatos para el coche que ya os enseñé en un post de septiembre.

 El sábado el tema fue de gatos.

Y hablando de gatos, en el puestito de al lado había uno precioso. Un cachorrito negro que una voluntaria de otra protectora de Vitoria tenía en brazos mientras atendía el puestito. Un cachorrito de pocos meses al que no paraban de manosear, toquetear, coger en brazos y marear. Un cachorrito que además (según la propia voluntaria) estaba un poco resfriado. Por Dios. De verdad. Todos sabemos cómo es un gato. Todos sabemos qué pinta tiene un cachorrito.

¿De verdad es necesario llevar durante varias horas a un mercado lleno de gente y de perros (vi por lo menos 6 perros en el tiempo que estuve allí), con una temperatura que pasaba de largo los veintimuchos grados a un cachorrito de gato medio enfermo? ¿De verdad mejoran sus posibilidades de adopción? ¿Qué respeto estamos mostrando por un animal al que exhibimos como si fuera un jodido peluche? Y lo más importante ¿Qué garantías nos da la persona que va a adoptar a ese pobre minino por un impulso? ¿Cómo sabemos que no es un descerebrado que va a abandonar al pobre animal en cuanto vea que NO es un peluche?

No conozco a los de la otra protectora ni tengo nada en su contra. Seguro que sus intenciones serán las mejores. Pero, joder, de buenas intenciones está empedrado el infierno.