miércoles, 5 de septiembre de 2012

Casper Cerrajero

Hay dos dramas domésticos que, si vives solo el tiempo suficiente, acabarás sufriendo sí o sí. 

Uno es que se te olvide la sartén encima del fuego, el aceite prenda fuego y quemes la campana y todos los muebles de la cocina que el fuego pille por delante. 
Otro es que salgas a la puerta de casa y una corriente de aire la cierre de golpe dejándote fuera sin llaves, sin teléfono y sin dinero. 

La primera nos pasó hace un par de años, la segunda esta misma semana. 

Mi chico está solito en casa, se va la luz del edificio, sale a comprobar qué pasa, al vecino de arriba se le ocurre la misma idea, se hace una corriente de aire en las escaleras y BAM! se cierra la puerta. Sin teléfono, sin dinero, y sin llaves (que además estaban metidas en la cerradura por la parte de dentro), allí estaba mi media naranja con el delantal puesto (que estaba cocinando pisto) plantado delante de una puerta cerrada sin saber qué hacer.

El caso es que se hace con un trozo de plástico duro y se pone a hurgar en la puerta con él para ver si se hace un milagro y la puerta se abre. En las pelis parece fácil pero por lo visto no debe serlo tanto porque el pobre se tiró allí sus buenos cuarenta minutos con el cuello torcido y medio desesperado sacando y metiendo el plastiquito a ver si sonaba la flauta.

El caso es que de repente se oye un ruido al otro lado de la puerta:

- ¿Casper?
- ¿Miau?
- ¿¿¿Casper???
- ¿¿¿Miau???
- Casper, cariño
- BriauuuuuuuuuuUUUUUUUU (y empiezan a oírse las uñas de Casper al otro lado de la puerta)
- Caspi...Casper...pichín...Casper
- BRIAUUUU, BRIAUUUU (y se oye un golpe en la manilla de la puerta)
- ¿Casper?
- PAM! (se oye otro golpe en la manilla y la maldita puerta se abre. Pimpam.)

¿Os acordáis que os conté que Casper sabía abrir puertas él solito? Pues la habilidad del enano nos ha ahorrado un montón de dinero que no habrá que pagar al cerrajero. A ver quién se ríe de mi bichito ahora... :-)



lunes, 27 de agosto de 2012

Ikatz y Casper con Boss

Este es Boss. 


Boss es uno de los muchos gatos maltratados que han tenido la enorme suerte de cruzarse en la vida de las chicas y chicos de Esperanza Felina. Un gato con un pasado terrible que gracias al esfuerzo, al trabajo y al enorme corazón de las voluntarias y voluntarios de Esperanza Felina ha tenido una nueva oportunidad. Sin embargo, después de su rescate, a Boss le quedaba aún una última prueba de fuego: se ha caído desde un quinto piso. Una pata destrozada y casi 900 euros de factura veterinaria. 

No hace falta que os diga lo que supone para una protectora pequeña y que no recibe nada de ayuda pública una factura de este nivel, y más ahora con la enorme oleada de abandonos que estamos sufriendo en este país, pero como siempre, las de Esperanza Felina son imparables a la hora de proteger a los gatos que necesitan ayuda. Han organizado una subasta y se han lanzado a donar objetos para sacar el dinero que sea necesario y pagar la factura de Boss.

Ikatz y Casper han querido aportar su granito de arena y no han parado de pujar hasta conseguir los dos objetos que más les han gustado. Ikatz ya ha empezado a leer un libro estupendo donado por Azulp y Casper se está volviendo loco con el láser que ha donado Aranchily, con forma de raspa de sardina. 



Gracias a las donantes,a las compradoras, a las organizadoras, a las casas de acogida... Gracias a todas y a todos. Habéis vuelto a dar una lección de solidaridad, de buen rollo y de empatía. 

sábado, 28 de julio de 2012

Los nuevos miembros de la Manada del Caserío

Son Sugar y Arnaldo, los bebés de Michurrina y están aquí desde el 16 de junio. Asomaron el morrete a eso de las cuatro de la tarde, el primero Arnaldo y después Sugar, mientras yo me sorbía los mocos y  lloraba como una tonta mirándoles desde el borde de la caja que habíamos preparado para que su mami pudiera parir tranquila y cómoda. Nacieron despiertos y muertos de hambre, y se agarraron a la teta en un abrir y cerrar de ojos, llenos de vida.


Sugar (la vaquita) ha sido curiosa desde el primer día, se acerca, te huele, se sube en tus piernas y te mira como preguntándose qué clase de bicho raro serás tú.Parece increíble, pero también tiene una mancha negra en el morrete, muy parecida a la de Ikatz. Arnaldo (la panterita) es un explorador y no tiene tiempo para mimos ni para besitos, no le gusta que le cojan en brazos pero le encanta jugar con los dedos. Es igual que Casper cuando era pequeño: como no tiene dientes, ¡¡¡te muerde con las muelas!!!.


De momento viven los tres tranquilos separados del resto, pero en unos días se juntarán con el resto de la Manada del Caserío. Le habíamos prometido al tío Fernando que cuando nacieran podría llevarse uno a casa, pero lamentablemente...va a ser que no. :-)




viernes, 6 de julio de 2012

Ikatz&Casper: toca veterinario

Cuando toca veterinario, toca para todos. Y es muy divertido porque primero metemos a Casper en la jaulita (como siempre está encima de uno, es fácil cogerlo) mientras Ikatz le mira con cara de cachondeo y una ceja levantada "Vamos, no me digas que te da miedo ir al veterinario. Eres tan bebé...". Y luego metemos a Ikatz, que inmediatamente se pone frenético (sabe que jaulita es igual a veterinario), empieza a dar vueltas dentro de la jaula como un loco y finalmente...SE METE DEBAJO DE CASPER! Lo juro, estás en la sala de espera del veterinario, miras dentro de la jaulita y lo que ves es a Casper encima y a Ikatz (que es el doble de grande) intentando pasar desapercibido debajo de él.


Lorena ha cogido la historia y os la cuenta a su manera :-) disfrutad de los dibujos.



martes, 3 de julio de 2012

De siestas y tranquilidad

Una hamaca entre los árboles. Un día de sol brillante. Una siestecita a la sombra. El píopío de los pájaros. Tranquilidad. Mucha Tranquilidad...


Es el paraíso. ¿se puede mejorar?




Pues sí, claramente SE PUEDE MEJORAR! Después de todo ¿qué es una siesta sin buena compañía?



martes, 12 de junio de 2012

Antes y Después


Entre estas fotos:






...y estas otras fotos...





...sólo hay una diferencia: 7 meses.

Os hablé de Sua el primer día que la conocí, cuando en realidad todavía no sabíamos nada de ella. Sólo que estaba asustada y enferma, y que necesitaba desesperadamente que alguien le echara una mano. Saqué unas fotos terribles de ella en previsión de que tuviera chip o alguien la reclamara, para que me sirvieran de prueba en la denuncia porque no estaba dispuesta por nada del mundo a que, quien la tuvo, se la volviera a llevar.

Afortunadamente nadie la reclamó y Sua se quedó con nosotros. Llegó Coco, llegó Michurrina, llegaron Tortolito y Malaúva y poco a poco se fue completando la Manada del Caserío. Echamos a las garrapatas y a las pulgas, nos quitamos de encima algunos tumores indeseables (y una recuperación muy chunga), pusimos una rutina de comidas diarias, de paseos diarios, de mimos diarios y, poco a poco, la verdadera Sua volvió.

El primer día que os hablé de Sua no sabía nada de ella. Ahora sé algunas cosas. Sé por ejemplo que si le rascas debajo de la barriga se da la vuelta y se pone del revés. Sé que cuando te la llevas al monte de paseo se pega a tus pies y no se separa de ahí. Sé que le encantan las chuches de perro, mucho más que los huesos llenos de carne. Sé que si la coges del collar para apartarla de algo se tumba en el suelo y la tienes que arrastrar. Sé que se pone como una fiera cuando piensa que alguien de su manada está en peligro. Sé que le gustan los niños y que tolera a los gatos. Sé que odia viajar en coche y que cuando se sube a un maletero lo pota todo, aunque solo sea por fastidiar. Sé que si te agachas un poco viene corriendo para que la acaricies. Sé que cuando uno de  nosotros la acaricia, inmediatamente se va hacia el otro y le mira como diciendo "ahora te toca a ti darme mimos". 

Sé que sonríe. Lo juro. Sonríe. Sé que tuvimos mucha suerte de pasar aquel día por aquella carretera y encontrarla. Mucha suerte. Porque no podíamos haber soñado con un perro mejor que ella.

lunes, 11 de junio de 2012

¿Quién es Tortolito?

Lo primero que tengo que decir es que yo no tengo absolutamente nada que ver con el nombre que lleva puesto este gato. Nada que ver. Lo juro. Mi media naranja le puso el nombre y cuando intenté cambiárselo, casi tenemos una crisis de pareja. Así que recé un por-la-paz-un-ave-maría y Tortolito se quedó con el sanbenito del nombre más ridículo que nunca haya llevado un gato. Cada uno tiene su cruz.

Tortolito es, casi seguro, hijo de Michurrina. Se parecen como dos gotas de agua y aparecieron prácticamente juntos (aunque ella andaba liada, la pobre, intentando sacar adelante una camada que al final no pudo ser).

Tortolito es como esas cabras que se asustan y se desmayan ¿sabéis a cuáles me refiero? pues a él le pasa igual; te ve y se cae redondo al suelo para que le rasques la tripa, los lomos, las patas o lo que quieras. Él se entrega. Uno de esos gatos que te preguntas cómo demonios han podido sobrevivir en la calle con ese nivel de inocencia y de buen rollo. Uno de esos gatos que debe tener un ángel de la guardia como un trailer de doble eje.

Tiene una paciencia infinita con Coco, y permite que le ponga encima el morro lleno de babas y que le olfatee el trasero con todo el descaro. Y solamente cuando ya lo tiene muy harto (es que Coco es muy pesado) Tortolito se da la vuelta y le suelta una bofetada suave en el morro para ir poniendo límites


Es tan majo que hasta ha conseguido llevarse bien con la psicópata de la Malaúva, y consigue que casi, casi se porte como una gata normal. Y es que sólo Tortolito podría conseguir una proeza así :-)

martes, 5 de junio de 2012

Ongi etorri, Malaúva


Es gris con los ojos amarillos. Monisísima de la muerte. Llegó al olor de las latitas que les damos todos los días a Michurrina y a Tortolito, y como pasa siempre en nuestra casa, decidimos que donde comen dos, comen tres. Así que nosotros sacamos otra lata y ella sacó los colmillos y se la zampó en un abrir y cerrar de ojos.

Parecía una gata encantadora, mimosona, de las que les pones la mano delante y te restriegan el morrete y hacen un par de croquetillas delante de ti porque nunca tiene suficientes mimos. De las que te miran desde el suelo, hacen un briiiiii….suavecito y hasta te tiemblan las piernas de la emoción.

Y no es que no sea cariñosa. Lo se. Pero sólo con los humanos. A Michurrina y a Tortolito los tiene fritos con las patadas y los arañazos. Y con los perros, lo suyo es ya sadismo. Les salta a la cara, les gruñe, les pega zarpazos en el morro. Es una mala bestia. Ha llegado a ponerse en la puerta de la entrada delante de Coco y he tenido que salir yo a quitar a la gata (3 kilos) para que Coco (45 kilos) pudiera entrar a comer dentro de casa.


Es perfectamente capaz de hacerte un briiiii mirándote con ojitos de cachorro inocente y al segundo siguiente soltar un bufido salvaje y colgarse del morro de Sua dándole un susto de muerte.

Yo diría o que es bipolar o que está como una cabra, pero mi media naranja dice que en el fondo le recuerda a mí, así que me cortaré y diré simplemente que es un espíritu libre incomprendido. Hace unos meses leí en el blog de Irene que una de las hermanas adoptivas del Umpa se llama Malaúva y cuando conocí a esta nuestra, supe que tenía que llamarse igual. Con ese carácter y ese color, estaba escrito que tenía que ser así. Espero que al Umpa no le parezca mal… 

jueves, 10 de mayo de 2012

Misterio es....

Misterio es salir de paseo con un perro blanco...








...y volver con ESTO!!!




que hasta la pobre Sua se acercaba para olfatearlo (SNIF, SNIF!!!)




y se le ponía cara de asco (PUAGGGG, APESTAS!)


miércoles, 9 de mayo de 2012

Gero arte, Efi



Este fin de semana dicen los que saben que la luna ha sido un poco más grande de lo normal. Nosotros la vimos enorme, preciosa, y cuando miramos más fijamente nos pareció ver también unos bigotes y un morrete de manchitas que sonreía. Te echamos de menos, pero sabemos que te llevas mucho amor, y si fuiste capaz de ser tan amada es que tuviste que ser un ser extraordinario.


Gero arte, Efi, hasta pronto. Los gatos, los perros y la humana de Bailando con Gatos te recordarán siempre y no olvidarán que es suficiente con el amor de un sólo gato para que el mundo sea un lugar mejor. 


Musu bat.





jueves, 3 de mayo de 2012

Tirones no, gracias


Lo quiero mucho, pero tengo que decirlo: salir con Coco de paseo es un horror.

Cuando sales de paseo con él, Coco no es un perro, es una fuerza desatada de la naturaleza, el Titán de los perros. Si en lugar de ser un perro de caza fuera un perro de trineo, el resto de los perros podrían echarse la siesta dentro del trineo y él solito ganaría la carrera. Imaginaos lo que supone ponerle una correa al cuello y sacarlo a pasear.

Nada más ponerle el collar, planta las patas delanteras abiertas en el suelo, baja el cuello, estira la nariz…y ya puedes darte por jodida.  He vuelto a casa con ampollas en las manos, con las manos desolladas, he vuelto a casa hasta con sangre en las manos. Y lo he probado todo: tironcitos, tironazos, tironcetes, silbiditos, gritos aguerridos, toquecitos con el pie en sus costillas (aguantándome las ganas de arrearle un patadón), la técnica de la U (por dios, ¿de verdad a alguien le funciona esa chorrada de las vueltecitas?). Todo. Lo he probado todo. Y no hay manera. En cuanto le pones el collar tira como una bestia de carga.

Y de repente, he descubierto esto:



Tan sencillo como un collar que le rodea el hocico, con la misma lógica que la brida de un caballo. La primera vez que se la puse se enfadó un montón: bajó la cabeza y empezó a pasarse las patas por el morro como un loco y me miraba con cara de estar super ofendido. Cuando arranqué a andar con él no me lo podía creer, iba como la seda, nada de tirones, nada de arrancadas a correr, nada de nada. Tipi, tapa, tipi, tapa, tipi, tapa, como un campeón. Este post es un homenaje a la mente maravillosa que ha ideado el artilugio, este post es para decirle que le adoro, que le amo, que tiene en mí a su más fiel servidora, qué digo, que tiene en mí a una esclava hasta la muerte, gracias, gracias, gracias…

domingo, 8 de abril de 2012

En esta casa hay normas

Una de las primeras cosas que hicimos cuando Ikatz y Casper vinieron a vivir con nosotros fue leerles la lista de normas de la casa. Porque en esta casa hay normas. Normas inflexibles que nadie, bajo ningún concepto puede saltarse nunca.  

Así que los pusimos a los dos encima de una mesa, juntitos y formales, nos sentamos enfrente de ellos, muy serios, sacamos la libreta de Yo-Soy-La-Loca-De-Los-Gatos que compramos en Esperanza Felina y donde tenemos escritas todas las normas y les dijimos:

-       -"Escuchadnos bien porque estas son las reglas de la casa. Reglas inflexibles que bajo ningún concepto podéis saltaros nunca. Regla número 1: podéis moveros libremente por toda la casa y entrar en todas las habitaciones excepto en la nuestra. La puerta de nuestra habitación siempre estará cerrada y nunca – repito, n-u-n-c-a – podréis entrar en ella bajo ningún concepto. ¿Está claro?"

Y a la vista está que entendieron las normas perfectamente bien…


domingo, 1 de abril de 2012

¿Quién cojones quiere a un perro ciego?

Sucede que a veces dentro de ti sabes algo que tú no sabes. Lo sabes, pero no sabes que lo sabes. No sé si sabéis a qué me refiero.

Todo empezó con una llamada de teléfono. Un chico encantador que había visto a Coco y quería adoptarlo.

-          - Es que me han dicho que los setter son muy buenos para correr. ¿El vuestro corre?

Me quedé pensando un ratito antes de responder

-          - Hombre, correr, corre. Lo que no sé es en qué piensas exactamente…
-         -  Es que yo salgo a correr todos los días por el Boulevard y me gustaría un perro que sea capaz de seguirme cuando salgo a correr. ¿Me seguirá?
-          - Él a ti sí. Lo que no sé es si tú serás capaz de seguirle a él…

El chico me caía bien, por teléfono parecía encantador. Me daba no sé qué decirle que si soltaba a Coco por el Boulevard de San Sebastián a lo mejor tenía que seguirle corriendo hasta la frontera con Francia…

-          - Coco necesitaría un sitio amplio para poder moverse
-         -  Nosotros vivimos en un piso, pero lo sacaríamos muy a menudo, ¿es importante? ¿sabe quedarse sólo en casa?

Volví a quedarme callada. Cuando nos llevamos a Sua para operarla y Coco se quedó solo, la primera noche arrancó todas las tablas de una ventana y varias piedras de una pared. Me daba escalofríos pensar en él cerrado en el salón de un piso y esperando a que sus nuevos dueños llegaran a casa

-          - Mira, no lo sé. Podría ser que un día llegues a casa y te encuentres con que no tienes piso. Es que es un poco ansioso, ¿sabes? A lo mejor podrías ponerte en contacto con Sos Setter, conozco a algunas de las voluntarias y creo que podrían encontrar un setter más adecuado para vosotros…

Cuando se lo conté a mi media naranja estábamos los dos en el coche:

-          - Hoy me ha llamado un tío para conocer a Coco. Parecía majo.

Se hizo el silencio. Yo callada. Él callado.

-         -  ¿Pero quién cojones va a querer tener un perro ciego?

Lo dijo como de mala leche, como si el pobre chico fuera un puñetero depravado. Y de repente supe lo que no sabía que sabía.

-          - Bueno, nosotros.

Mi media naranja soltó un bufido. Y a mí me salió una sonrisa y de repente me sentí fenomenal, como si alguien me hubiera quitado un peso de encima y de repente lo viera todo mucho más claro.

¿Quién quiere un perro ciego? ¿Quién quiere a un enorme perro pesado que espera a que te sientes para tumbarse encima de ti y usar tu pierna como almohada? ¿Qué chalado quiere adoptar un potro desbocado que cada vez que te ve te pone las patazas encima y te babea y te mordisquea la barbilla y las orejas? ¿Quién es el pirado que quiere un perro de cuarenta kilos que se gira para que le rasques la barriga como si fuera un cachorro de tres? ¿ A quién le interesa un perro que es tan tonto que hasta los gatos le torean?

Adivinadlo…



miércoles, 28 de marzo de 2012

Sencillo. Sin muchas historias.

No, no he cerrado el blog. Al menos no de forma definitiva. Es que estamos de obras. Y ya sabéis cómo son estas cosas, uno empieza queriendo cambiar el color de la manilla de la puerta del baño y termina tirando la casa abajo. Pues eso es lo que nos ha pasado a nosotros.

Llegó Sua, llegó Coco y empezamos a pensar que no sería mala idea tener un sitio fuera del caserío para que estuvieran los dos juntos al aire libre todo el día. Algo sencillo. Sin muchas historias.

Y luego empezamos a pensar que lo mejor sería comprar una caseta en zooplus. Os dos. Y claro, las casetas no iban a estar sobre el suelo ¿no?, pues claro que no, mejor un suelo de cemento. Pero algo sencillo. Sin muchas historias.

Y para hacer un suelo de cemento pues habría que cavar un poquito, ¿no? Y ya que estamos, hacer un encofrado. Y claro, el suelo habrá que vallarlo, que no es cuestión de que los perros anden de excursión todo el día por el monte. Y claro, un tejadito tampoco estaría mal, ¿no? Con aislante, claro, no sea que los perros pasen calor en verano. Y con su puerta, claro. Eso sí, sencillo. Sin muchas historias.

Sólo que nadie nos dijo que el suelo está en cuesta. Algo bastante obvio por otra parte. Y que el cemento hay que echarlo en liso ¿a que no lo sabíais? Y que para eso hay que cavar. En un suelo que es un puto (perdón) pedregal. Con unos pedruscos que nos pueden servir tranquilamente para hacernos otra casa. Una casa sencilla. Sin muchas historias.

Y en eso estamos porque una vez empezado, ahora no es cuestión de echarse atrás.

Y mientras Iban y yo sudamos como pollos dándole a la azada y sacamos carretillas de tierra como para hacer un jardín nuevo en la casa que nos construyamos con los pedruscos, ahí están Coco y Sua. Y Michurrina y Tortolito. Vigilando que les quede bonito el chalé. O vigilando que no nos arranquemos todos los dedos de los pies de un azadazo…


Coco y Tortolito comentando lo malos albañiles que somos 

martes, 6 de marzo de 2012

Ganadora del Concurso Besos de Gato

Una vez terminado el "tiempo de reflexión" :-) y después de haber tenido en cuenta los votos que habéis dejado en este blog, en la página del concurso y en el correo kalekatuak@gmail.com, ya tenemos ganadora del concurso!!!


Y la ganadora de la Primera Edición del Concurso Besos de Gato, que podrá leerles a sus michurrines toda la trilogía Millenium essssss.....


Azulp, con su relato Secreto Profesional


Enhorabuena a la ganadora y gracias de todo corazón a todos los que habéis participado con vuestros relatos. Gracias por darnos un material tan bonito para leer y de paso ayudar a los gatos de Esperanza Felina que, seguro, serán los verdaderos ganadores gracias a vuestro talento y a vuestra generosidad. 

martes, 7 de febrero de 2012

Chucho cabrón


No será porque no estábamos avisados. Coco es de esos perros que cuando lo sacas al monte arranca a correr, te saca quinientos metros y se mantiene ahí durante todo el paseo. De vez en cuando viene, te huele y te mira con el desprecio del que tiene tracción a las cuatro patas y sabe que tú eres un Morris cutre del 62.

Pero siempre vuelve. Bueno, siempre no. Ayer no volvió.

Ayer a las siete de la tarde, mientras Sua, Iban y yo le mirábamos olfatear al aire con esa carita de no haber roto un plato que pone siempre, de repente echó a correr monte a través y desapareció. Pasamos del “ya volverá” al “joder, que no vuelve” en media hora. Bajamos al caserío para ver si había vuelto solo a casa. Nada.

Así que cogimos el coche y volvimos al punto donde le habíamos perdido. Dejamos el coche aparcado en el camino y nos separamos por el monte, con una nevada de escándalo y un frío de morirse. Volvemos al coche y nos encontramos una patrulla de la Ertzaina con dos polis de uniforme y otro coche con dos polis de paisano rodeándonos. Por lo visto algún vecino había oído nuestros gritos por el monte y había visto las luces de las linternas y no se le ocurrió mejor idea que avisar a la policía.  Le debió de parecer muy normal que dos ladrones aparcaran un pedazo de Passat en medio de un camino a tomar por saco de la carretera más cercana y se pusieran a montar escándalo a gritos antes de robar en los caseríos del entorno. Que solo nos faltó montar una cacerolada con fuegos artificiales. Por lo visto los Ertzainas debieron llegar a la misma conclusión, porque después de freírnos a preguntas (os juro que la historia del perro me sonaba rara hasta a mí cuando la estaba contando) nos dejaron marchar.


Después de una noche horrorosa muertos de preocupación pensando que le habrían pasado todas las desgracias del mundo, hoy a las siete de la mañana hemos reanudado la búsqueda. Un grado. Nevando como si se cayera el cielo a cachos.

Y nosotros allí, buscando al cabrón de chucho por todo el valle, tapados hasta las orejas y con veinte carteles con la foto del perro. Cuatro horas metida en el coche por carreteras de montaña heladas, con la ventanilla abierta por si le veía en alguna cuneta y bajándome cada dos por tres para pegar los carteles en las pocas superficies secas que veía. Y eso que me ha tocado la mejor parte: Iban se ha metido por todo el monte, atravesando el valle y buscando a pata todos los caseríos perdidos de la zona para avisarles por si aparecía Coco por allí.

Y cuatro horas después, ha aparecido.

En un caserío a menos de un kilómetro de donde desapareció. Me he acercado a la desesperada para dejarles uno de los últimos carteles que me quedaban y mi precioso setter ha salido a recibirme a la puerta con el dueño de la casa. Por lo visto ayer a la noche debió aparecer por allí y le dejaron quedarse para que no pasara frío.  

Yo estaba cardiaca, empapada, muerta de frío y con unas ganas terribles de estrangularlo. Él estaba precioso, recién comido y como recién salido de la peluquería. Lo hubiera matado. Pero en lugar de eso le he dado un abrazo de oso y un beso enorme en todos los morros (el del caserío flipaba). Y allí nos hemos quedado los dos, abrazos y temblando. Él de la emoción y yo del alivio de haberlo encontrado sano y salvo. Al chucho cabrón. 





viernes, 3 de febrero de 2012

Besos de Gato

Aquí están los relatos que empiezan a llegar al Concurso Besos de Gato. 


¿Me ayudáis a difundir la página?


Disfrutad de estas historias maravillosas, difundirlas y colaborad con las vuestras! Todavía estáis a tiempo, y no olvidéis que colaborando ayudamos a los gatos de Esperanza Felina!



martes, 24 de enero de 2012

Larrata

Larrata llegó en el equipaje de Casper cuando nos lo trajo a casa Bea desde Esperanza Felina. Venía dentro de su transportín junto con una mantita azul, un gatito marioneta y un plumero de colores.

Larrata es una rata de peluche blanca con un cascabel en la cola, con orejitas rosas y una pequeña nariz de color rojo. Vive dentro de la cama-cueva, la que compramos para Casper cuando era cachorrito y que ahora utilizan Ikatz y él para echarse unas siestas de campeonato.

Larrata es el único peluche de nuestros gatos que tiene nombre propio porque en nuestra casa es una institución. Casper está obsesionado con ella. Todas las noches la saca de la cama-cueva, la lleva al sofá donde estamos nosotros, nos la pone encima y la chupetea durante horas. Ronronea, cierra los ojos, abre las zarpas. Entra en trance.

Con tanto chupeteo Larrata está asquerosa perdida, llena de calvas, con más ADN de Casper que el propio Casper. Da pena verla. Pero cuando Larrata no está dentro de la cama-cueva en nuestra casa se desata una tormenta:

-        - Ostras, ¡Larrata no está en la cueva!
-         - ¿Y en el sofá?
-        -  Tampoco
-          - Ahhhh!!! ¿Has mirado debajo de los cojines? ¿Debajo del sofá? ¿En la cuevita del rascador? ¡Tenemos que encontrarla!

Emergencia total. Normalmente Larrata aparece escondida debajo de un cojín y la sangre no llega al río  (supongo que la pobre rata necesita de vez en cuando un respiro del amor obsesivo de Casper). Pero nos preguntamos a menudo qué pasará el día que Larrata desaparezca de verdad o se desintegre con tanto chupeteo. A ver cómo le quitamos el trauma a Casper.

¿Alguno de vuestros gatos está así de obsesionado con algo?





lunes, 23 de enero de 2012

I Concurso de Relatos "Besos de Gato"

Ya está en marcha la I Edición del Concurso de Relatos "Besos de Gato"



¿Te gusta escribir?
¿Quieres colaborar con Esperanza Felina?
¿Quieres llevarte a casa la trilogía Millenium para leérsela a tus gatos?


Desde Bailando con Gatos ponemos en marcha la Primera Edición del Concurso de Relatos BESOS DE GATO. Participa con tu relato, colabora con Esperanza Felina y gana un lote con los tres libros de la trilogía Millenium!

¿Quieres participar?

  1. Escribe un relato. No tiene que ser un relato sobre gatos, pero sí tiene que haber algo en él que esté relacionado con ellos. Sé original y sorpréndenos!. Tu relato ha de tener una extensión máxima de 3 folios escrito con letra Aria tamaño 12.
  2. Realiza un donativo de 3 euros en la cuenta de Esperanza Felina indicando en el concepto: "Besos de Gato. Título de tu relato".
  3. Envíanos el relato y el resguardo de tu donación a la cuenta de correo electrónico kalekatuak@gmail.com
  4. De entre todos los relatos, el ganador se llevará los tres libros de la trilogía Millenium y su relato será publicado en este blog. La trilogía es una donación mía, así que los libros son de segunda mano, pero están muy bien cuidados (como ya sabréis las que habéis comprado alguno de mis libros en la venta solidaria
La fecha límite de recepción de relatos será el 14 de febrero.


Cuenta para realizar el ingreso:
Banco: CAJA DE NAVARRA (CAN)
Titular: ASOCIACIÓN ESPERANZA FELINA

Concepto: Besos de Gato: Título del relato
Nº Cuenta: 2054 0491 92 9158689482
Código IBAN: ES84 2054 0491 9291 5868 9482
Código SWIFT/BIC: CANVES2P

domingo, 15 de enero de 2012

Ikatz&Casper: La Mosca

Otra entrega de los comics de Ikatz y Casper de la mano de Lorena. Espero que os guste :-)



jueves, 12 de enero de 2012

Querido troll

Querido troll:


Las personas que escribimos y alimentamos este blog adoramos a todos los animales. Pero no soportamos a los trolls. Así que si crees que este blog puede ser un buen sitio para ti, te equivocas. 


Todos tus comentarios ofensivos, maleducados y/o hirientes serán borrados sin piedad. Y sin respuesta. Si no te gusta este blog, no entres. Y si te gusta, se educado y cariñoso conmigo y con los demás.

Y habla bien, coño, que no cuesta nada y quedas de puta madre.

Gracias





miércoles, 11 de enero de 2012

Gorrino pasea perro




Si sois de los que seguís día a día nuestra historia ya sabréis que Sua está pasando unos días con nosotros en el piso de Sopelana mientras se recupera de la operación en la que le hemos quitado varios tumores. Normalmente en el piso con nosotros sólo viven Ikatz y Casper, mientras que Sua y Coco viven en el caserío de mi familia, en pleno monte. Así que cuando Sua y yo salimos a pasear, paseamos entre árboles, caminitos de grava y plastas de vaca. Naturaleza pura.

Pasear con un perro por ciudad es una oportunidad estupenda para conocer a la gente con la que normalmente no hablarías. La gente que tiene perro se para para tocar a tu chucho, te hace preguntas sobre él y te cuenta la historia del suyo. La segunda vez que te cruzas con la misma persona y su perro, ya os saludáis como si os conocierais de toda la vida. Sua  y yo nos lo pasamos genial, ella dejándose mimar por todo el mundo y yo presumiendo de perra guapa. 

¿Idílico? Ehhh....bueno, no tanto.

El caso es que en todas las zonas verdes que estamos visitando estos días nos estamos encontrando con el mismo cuadro: montones de mierdas de perro en las aceras y en la hierba. Hay zonas de hierba en las que no puede pisar ni la perra sin tropezarse con una caca. Nos miramos, las dos ponemos la misma cara alucinada y seguramente pensamos lo mismo: ¡¡¡JODER, QUÉ ASCAZO!!!!

¿¿¿Tanto le costará a la gente meterse dos bolsas de plástico en el bolsillo y recoger las mierdas de sus chuchos??? Ahora empiezo a entender la prohibición de que los perros bajen a las playas, y las quejas de todos los vecinos que viven en urbanizaciones con jardín. 

Es que hay gente que no puede ser más gorrina, de verdad.

jueves, 5 de enero de 2012

Casper está preocupado.

Y nosotros también. Es la primera vez desde que estoy de baja que me alegro de poder estar en casa todo el día.


Y es que 36 horas después de la operación, Sua sigue sin dar señales de recuperación. Ayer pasó todo el día sin moverse, despertándose cuando nos veía entrar en la cocina y durmiendo el resto del tiempo. Llamamos al vete y nos dijo que era normal, que es viejita, que le costará un poco arrancar, que la dejemos tranquila. Así que la tapamos con una mantita y la dejamos en paz todo el día, con Casper yendo y viniendo de la cocina al salón para darnos el parte médico cada media hora.


Cuando llegó la hora de darle el antibiótico por la noche nos sentamos a su lado los tres, Iban, Casper y yo, y le fuimos dando bocaditos de comida húmeda para que tomara la pastilla y por lo menos se alimentara un poquito. Sabemos que esta noche se ha levantado porque había un pis precioso hoy a la mañana en medio de la cocina, pero sigue igual. En una horita nos la llevamos al vete para que le quite la vía y nos diga cómo está la enfermita.






Nuestra "enfermera de guardia" haciendo una de sus rondas. Al pobre vamos a tener que pagarle horas extras. Ayer, en pleno ejercicio de su actividad profesional, se lió con la bolsa de las medicinas de Sua y echó a correr por toda la casa con la bolsa enredada a él. Se pegó tal susto que se hizo pis encima, y luego se pasó un buen rato en una esquina, con los ojos como platos, mirando hacia todos los sitios buscando a la bolsa asesina. Ikatz flipaba y lo miraba por encima del hombro como pensando: "buah, es que no se puede ser más tonto..."

miércoles, 4 de enero de 2012

Shhh...hay una enferma en casa

Sua ha dejado sólo a Setter por unos días en el caserío y se ha trasladado a vivir con nosotros. 

Ayer estuvo todo el día ingresada en el veterinario. Le hicimos una analítica, le hicimos una placa y le quitamos dos tumores enormes con sus respectivas mamas. El tema se alargó bastante porque además de los tumores visibles había muchos dentro de ella, más pequeñitos, que no se apreciaban a simple vista y que también tuvimos que quitar.

Fuimos a buscarla por la noche, como dos ladrones, y nos la llevamos medio dormidita, en brazos, envuelta en un empapador y llena de heridas de color plateado. En el coche pegaba el morrete contra mi hombro y me miraba sin gemir ni hacer ningún ruido. Nuestra viejita es una campeona.

Cuando llegamos a casa la dejamos dentro de su caja forrada con una manta y encendimos una lucecita de la campana de la cocina para que no se sintiera sola si se despertaba de repente y no nos veía.

Aunque Sua está sorda y el ruido no le molesta en absoluto, desde ayer por la noche andamos por casa casi de puntillas, como si de repente viviéramos en un santuario. Hasta Ikatz y Casper están más silenciosos y no paran de mirarnos como preguntándonos quién es la nueva inquilina que duerme en la cocina. Casper se ha convertido en la enfermera de guardia y se acerca a olfatear a la enferma de vez en cuando. Luego nos mira y maúlla suavecito. Para mí que nos da el parte médico :-)

No os pongo fotos de Sua porque a las chicas no nos gusta que nos saquen fotos cuando estamos feas, pero a cambio os enseño una de las camisetas que el vete nos regaló ayer: "me gustan los perros de todos…pero quiero al mío".



EDITADO: Vale, os pongo un par de fotos que no sean muy aparatosas. No tienen muy buena calidad porque no quiero molestarla con la luz de la cámara, pero creo que será suficiente...