martes, 24 de enero de 2012

Larrata

Larrata llegó en el equipaje de Casper cuando nos lo trajo a casa Bea desde Esperanza Felina. Venía dentro de su transportín junto con una mantita azul, un gatito marioneta y un plumero de colores.

Larrata es una rata de peluche blanca con un cascabel en la cola, con orejitas rosas y una pequeña nariz de color rojo. Vive dentro de la cama-cueva, la que compramos para Casper cuando era cachorrito y que ahora utilizan Ikatz y él para echarse unas siestas de campeonato.

Larrata es el único peluche de nuestros gatos que tiene nombre propio porque en nuestra casa es una institución. Casper está obsesionado con ella. Todas las noches la saca de la cama-cueva, la lleva al sofá donde estamos nosotros, nos la pone encima y la chupetea durante horas. Ronronea, cierra los ojos, abre las zarpas. Entra en trance.

Con tanto chupeteo Larrata está asquerosa perdida, llena de calvas, con más ADN de Casper que el propio Casper. Da pena verla. Pero cuando Larrata no está dentro de la cama-cueva en nuestra casa se desata una tormenta:

-        - Ostras, ¡Larrata no está en la cueva!
-         - ¿Y en el sofá?
-        -  Tampoco
-          - Ahhhh!!! ¿Has mirado debajo de los cojines? ¿Debajo del sofá? ¿En la cuevita del rascador? ¡Tenemos que encontrarla!

Emergencia total. Normalmente Larrata aparece escondida debajo de un cojín y la sangre no llega al río  (supongo que la pobre rata necesita de vez en cuando un respiro del amor obsesivo de Casper). Pero nos preguntamos a menudo qué pasará el día que Larrata desaparezca de verdad o se desintegre con tanto chupeteo. A ver cómo le quitamos el trauma a Casper.

¿Alguno de vuestros gatos está así de obsesionado con algo?





20 comentarios:

  1. Edgar tenía a Scratch (pronúnciese Escrach) -un peluche de la ardilla famosa de Ice Age- que me tocó en un macrorroscón de reyes hará 2 años. Lo adoraba y lo chupaba y chupaba... Darwin también jugaba con él, pero entonces llegó nuestra primera perrita de acogida, Morgana, y "mató" a Escrach. Desde entonces Edgar no puede ver un perro... Y aunque le he dado otros peluches para ver si se anima, no ha habido nunca otro como Escrach. Ahora tendré que parecer una loca buscando merchandaisin de Ice-Age... Si es que...

    ResponderEliminar
  2. No fastidies!! Nosotros tenemos un Scratch!! Es de peluche, feísimo y tiene una ventosa pegada a las patas (supongo que es para colgarla del cristal del coche o así). Ni Ikatz ni Casper le hacen ni puñetero caso a la pobre ardilla. Si lo quieres para Edgar, te lo envíamos...

    ResponderEliminar
  3. Mmmm... Pues mira, se me ocurre una idea. Para el mes que viene, que vamos a estar algo mejor de dinero, te compro un libro de tu tienda -que tengo ganas- y por Scratch te pago un precio -tipo 5 euros o por ahí- y así puedes hacer otra donación a Esperanza Felina. Aprovechamos doblemente el envío y así Edgar tiene un Scratch solidario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dicen Ikatz y Casper que si compras un libro (espera un poco que actualice la lista con algunos nuevos), te regalan a Scratch :-) vale? (chica, yo te la cobraría, pero no sabes cómo se ponen cuando les llevo la contraria, jajajaja)

      Eliminar
  4. Tengo un par de títulos que me interesan, pero me espero a que actualices, que a lo mejor son más. Y bueno, con lo de Scratch no prometo nada... si total, es por una buena causa ;)

    ResponderEliminar
  5. jajajaja, muy gracioso.
    Umpa no es un gato, pero su obsesión soy yo. Lejos de parecer egocéntrica, cada vez que me voy de casa (ya sea un día o 5 minutos) me recibe como si hubiera estado abandonado 7 meses y yo lo acabase de rescatar... No me lo quito de encima. No puedo bajarlo de mis brazos... tengo que hacer todo, con el encima hasta que se le pase esa extraña sensación.

    Por lo demás, tiene un muñeco que es casi tan grande como él con el que tiene una relación amor=odio. Llevo pendiente de hablar de eso un año... jeje Es un pollo amarillo que si le aprietas hace "cuac cuac" y le dio tanto miedo de pequeño, que se ensaña con él en cuanto puede. Ya le arrancó la cabeza una vez (se la tuve que coser) y ahora está amputándole un pie...

    Tuvo una rata de esas... y le arrancó la cola y se comió la nariz y el ojo el primer día... Un bestia.


    La Malaúva tiene una obsesión con los peluchitos del Ikea de 50 céntimos. En concreto, tiene un orden de preferencias:
    1-El león. Sin duda es su preferido (y son todos casi iguales...)
    Si no está el león, se conforma con el elefante. Si no con el lagarto y si no con el hipopótamo. Pero a la rata y al oso panda no los quiere ni ver.. jejeje (los recomiendo como juguetes. Son pequeños, blanditos, pesan poco, se pueden lavar y cuesta 50 céntimos la unidad. Están en la sección de niños de Ikea)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ala, pues van a ser esas!! Bea me acaba de decir que Larrata la compraron en Ikea, jajaja, a saber qué psicotrópico lleva dentro...

      Eliminar
    2. jajajaja, qué preciosidad!! cuantísimo amorrrrr. Mi Ron tiene varios peluches y le gustan bastante todos. son de los del ikea como comentan por ahí. su preferido es el hipopótamo rosa. aunque también le gustan mucho el reno naranja y la especie de langosta o gamba o lo que sea que le regaló una amiga mía.
      para jugar le encanta su pelota de rugby blandita y las bolitas de papel albal... pero al hipo lo llevo de un sitio a otro, lo lame, lo esconde, lo lleva a la tierra, al comedero, al agua...

      Eliminar
  6. Qué barbaridad, lo de Casper con Larrata es más que amor, frenesí... Si se oyen perfectamente los chupetones!!! Los míos, especialmente Yunus, sienten una especial atracción por la manta verde de Ikea. No por la roja ni por la gris, que son del mismo modelo, sino por la verde, así que el último humano en tumbarse es el que se queda con la verde y el que tiene que aguantar a, como mínimo, dos gatos chupando y amasando compulsivamente.

    ResponderEliminar
  7. Ferny tiene a "Muneco", que es dominicano como él y le da unas palizas de muerte desde que tiene uso de razón.

    ResponderEliminar
  8. Por aquí tenemos unos cuantos amigos de peluche favoritos, pero nada como el amor de Casper por Larrata. Eso sí, nuestra humana recuerda que cuando yo era gato único (antes de que llegara Noa y mucho antes de que llegara Elmo) compartía mi cariño y mi tiempo con un gatito de peluche que era mi amigo del alma: le cogía por el cuello, le rechupeteaba, me acurrucaba con él para dormir... ¡Eran sin duda buenos tiempos! Aunque desde que tengo compis felinos de carne y hueso, me he olvidado un poco del gatito... (Ejem, ejem...)

    ¡Saludetes!

    ResponderEliminar
  9. Mi gato tiene al diablo de Tasmania como fiel amigo,bueno nosotros le decimos que es su 'boyfriend',ya sabes,chorradas de 'amatxu de gato'.
    Desde que llegó a casa se lo dí,mi madre dice que si lo llega a pedir mi sobrina seguro que no se lo daba,pero que al gato...
    Es pequeño,así que lo lleva en la boca y da unos gritos aberrantes,sino fuera porque está capado diría que quiere hacerle cositas...,hay veces que su amor llega a pelea,entonces lo lanza por los aires,lo muerde,lo patea,lo araña con furia,para acabar dandole unos buenos lametazos.
    Han pasado 10 años juntos,así que el pobre 'boyfriend' está con agujeros,y con la tela desgastada pero su amor es incondicional,solo lo deja por algún ratoncito,pero siempre acaba buscandole a él,y si se lo lavamos,es capaz de descolgarlo del colgador sin que se le caiga al balcón de abajo,eso es amor!!!.Blanki.

    ResponderEliminar
  10. jajajaja vaya! pues sí que tiene afición por larrata!! lupe no tiene nada parecido, en general todo leestá bien y nada le obsesiona aunque sí tuvo un periodo de obsesión por el láser!

    ResponderEliminar
  11. Que gracioso. Nuestro sagutxo tiene mucho cariño a su Dragón (en casa le llamamos Dragon) y lo amasa y amasa. El pobre está hecho un asco y desde que llegó Hirua peor porque le come las orejas, la lengua y la cola.

    ResponderEliminar
  12. Menuda sesion de chupeteo!!! yo creo que el chupeteo le relaja, porque Molli amasa y chupetea al mismo tiempo nuestros jersey, pero solo cuando los levamos puestos.
    Molli tenia una ratita muy pequeña que estaba obsesionada con el, lo protegia, y gruñia y se ponia muy estupida cuando lo tenia, ahora hace ya mas de dos años que esta guardado, aqui te dejo un enlace de un post que publicamos hace ya mucho.
    http://mollikimi.blogspot.com/2009/10/mi-primer-munequito.html

    Besos
    Marga

    ResponderEliminar
  13. Madre mia nunca habia visto una mania como esa... Parece como si estuviese estresada y la rata fuera su pastilla relajante... lo que he visto yo similar es que a mi perro le gusta chupar las orejas de mi gata, pero no se como paralo, ¿esa ratita no se puede sustituir por otra?

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado! jaja, qué risas!!
    Es su peluche y lo quiere muchísimo, eso se ve. Pero el día que se quede sin, le da un yuyu!

    ResponderEliminar
  15. Os puede parecer un poco raro, tengo un blog de tecnología donde saco vídeos soltando mis parrafadas. Cada vez que empiezo a grabar mi gata (que por cierto se llama Aika, larga historia) monta un jaleo importante porque ¡quiere salir en el vídeo!, así que raro es el vídeo en el que ella no sale o se cruza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ¡con lo que nos gusta a nosotros la tecnología! ¿nos pasas tu dirección de blog para que te sigamos?

      Eliminar
    2. Hola Eva,mi blog es www.vidasenred.com y mi canal de Youtube donde veréis a Aika interviniendo en mis vídeos es youtube.com/converso73. Por cierto, ¡ya vamos a por el segundo!, hemos contactado con una asociación en la que tienen una camada de "rubitos" a punto de ser destetados. Una vez hechos los análisis, Aika tendrá nuevo amigo, ¡prometemos vídeo!.

      Eliminar