martes, 7 de febrero de 2012

Chucho cabrón


No será porque no estábamos avisados. Coco es de esos perros que cuando lo sacas al monte arranca a correr, te saca quinientos metros y se mantiene ahí durante todo el paseo. De vez en cuando viene, te huele y te mira con el desprecio del que tiene tracción a las cuatro patas y sabe que tú eres un Morris cutre del 62.

Pero siempre vuelve. Bueno, siempre no. Ayer no volvió.

Ayer a las siete de la tarde, mientras Sua, Iban y yo le mirábamos olfatear al aire con esa carita de no haber roto un plato que pone siempre, de repente echó a correr monte a través y desapareció. Pasamos del “ya volverá” al “joder, que no vuelve” en media hora. Bajamos al caserío para ver si había vuelto solo a casa. Nada.

Así que cogimos el coche y volvimos al punto donde le habíamos perdido. Dejamos el coche aparcado en el camino y nos separamos por el monte, con una nevada de escándalo y un frío de morirse. Volvemos al coche y nos encontramos una patrulla de la Ertzaina con dos polis de uniforme y otro coche con dos polis de paisano rodeándonos. Por lo visto algún vecino había oído nuestros gritos por el monte y había visto las luces de las linternas y no se le ocurrió mejor idea que avisar a la policía.  Le debió de parecer muy normal que dos ladrones aparcaran un pedazo de Passat en medio de un camino a tomar por saco de la carretera más cercana y se pusieran a montar escándalo a gritos antes de robar en los caseríos del entorno. Que solo nos faltó montar una cacerolada con fuegos artificiales. Por lo visto los Ertzainas debieron llegar a la misma conclusión, porque después de freírnos a preguntas (os juro que la historia del perro me sonaba rara hasta a mí cuando la estaba contando) nos dejaron marchar.


Después de una noche horrorosa muertos de preocupación pensando que le habrían pasado todas las desgracias del mundo, hoy a las siete de la mañana hemos reanudado la búsqueda. Un grado. Nevando como si se cayera el cielo a cachos.

Y nosotros allí, buscando al cabrón de chucho por todo el valle, tapados hasta las orejas y con veinte carteles con la foto del perro. Cuatro horas metida en el coche por carreteras de montaña heladas, con la ventanilla abierta por si le veía en alguna cuneta y bajándome cada dos por tres para pegar los carteles en las pocas superficies secas que veía. Y eso que me ha tocado la mejor parte: Iban se ha metido por todo el monte, atravesando el valle y buscando a pata todos los caseríos perdidos de la zona para avisarles por si aparecía Coco por allí.

Y cuatro horas después, ha aparecido.

En un caserío a menos de un kilómetro de donde desapareció. Me he acercado a la desesperada para dejarles uno de los últimos carteles que me quedaban y mi precioso setter ha salido a recibirme a la puerta con el dueño de la casa. Por lo visto ayer a la noche debió aparecer por allí y le dejaron quedarse para que no pasara frío.  

Yo estaba cardiaca, empapada, muerta de frío y con unas ganas terribles de estrangularlo. Él estaba precioso, recién comido y como recién salido de la peluquería. Lo hubiera matado. Pero en lugar de eso le he dado un abrazo de oso y un beso enorme en todos los morros (el del caserío flipaba). Y allí nos hemos quedado los dos, abrazos y temblando. Él de la emoción y yo del alivio de haberlo encontrado sano y salvo. Al chucho cabrón. 





34 comentarios:

  1. Se llama Coco, ¿qué esperabas?
    Estoy segura de que los perros que llevan ese nombre están predispuestos a liarla parda.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía...el nombre le viene que ni pal-pelo... Menudo susto!!! Yo me llevé uno con el Umpa este verano confiando en su inocencia... y me la jugó.

    Los perros que salen corriendo tan lejos es lo peor si no vuelven de inmediato en cuanto se les llama... Espero que no os vuelva a pasar y me alegro del final feliz de la historia!!

    ResponderEliminar
  3. No creáis que no lo pensé. En medio de la angustia que tenía, cuando estaba en medio del monte ya hubo un momento que me dio la risa pensando "jo tía, cualquiera que te vea va a pensar que estás pirada, aquí de noche llamando al coco..."

    ResponderEliminar
  4. Bueno, menos mal. al final lo encontraste. y tuvo la suerte de caer en casa de gente buena que lo cuidó. estos perros cabrones tienen una flor en el culo y todo les sale bien!
    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Cuando he visto el título del post tenía claro que había terminado apareciendo tan fresco, pero me has tenido en vilo hasta que lo has confirmado...
    ¡Me alegro muchísimo!

    ResponderEliminar
  6. Da muuuucha rabia!!! jajaj aparecen después tan trankilos... Me he acordado que saqué a pasear a Bruni y lo dejé suelto... Y no volvía... Lo que me venía todo el rato a la cabeza era: cómo se lo cuento a mis padres?? Hasta me parecía oir aullidos lastimeros y creí que se había despeñado!!! No me atreví ni a ir a buscar una linterna en casa porque pensé que igual aparecía... Creo que tardó como una hora en volver y tan pancho que estaba!!! Super feliz y mirandome con cara de: qué te pasa? AAAAARRRRJJJJJJ qué mal rato pasé!!!

    ResponderEliminar
  7. Bueno chicas, es que si no lo llegamos a encontrar, no volvemos a casa. Y eso que es un perrazo enorme y super sano en una zona donde no hay casi peligros (casi). Si me llega a pasar con Ikatz y con Casper aquí (con coches, gente, el metro...) me muero.

    ResponderEliminar
  8. Que perro mas perro!!,ya le vale podía haber elegido un día de buen tiempo para hacer la excursión.
    Menudo disgusto,ya me imagino,la verdad que la parte del reencuentro me ha emocionado como si lo estuviera viviendo yo,que también le hubiese besado e incluso habría llorado.
    Yo solo de imaginar que se me pudiese escapar el gato,creo morir.
    El caso es que ya está con vosotros,ahora le sacais con correa,de castigo por malo,jajaja!!.
    Saludos,Blanki.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy Blamki, no sé...lo del collar de castigo no acaba de convencerme. Me han dicho que es lo mejor para acostumbrarle a que ande a tu lado sin tirar. Pero ha sido la misma persona que me dijo que los perros no entienden la democracia sino la dictadura, y que sólo respetan a los que les dominan. Y la verdad, ¿qué quieres que te diga? la experiencia me ha enseñado que la mejor manera para que un animal te respete es dándole cariño y estabilidad. Que cuanto más los quieres, más te quieren ellos a ti. Así que no sé si el consejo del collar de castigo será lo bastante bueno...

      Eliminar
    2. Por Dios!se me ha entendido mal,no digo que utilices un collar de castigo,sino que le lleváseis con la correa puesta como si estuviese castigado,pero lo decía de broma.
      Madre mía me siento hasta mal,¿cómo voy a querer que le pongáis un collar de castigo?.
      Tengo que aprender a expresarme mejor.
      De verdad que nunca sugeriría algo así,pobre Coco.
      Blanki.

      Eliminar
    3. Ay, no, no! No te sientas mal! En todo caso la culpa ha sido mia que no he visto la coma que has puesto entre correa y castigo :-). El caso es que lo del collar de castigo ya me lo han dicho como una buena solucion para perros que tiran demasiado, y algunas de las personas que me lo han sugerido saben bastante de perros, pero es que no lo veo. Aunque los pinchos estan protegidos, son pinchos y no me gustan. No se, teneis alguna experiencia con esto?

      Eliminar
    4. Te diré que mi última experiencia fue hace dos semanas en Zaunk, estoy apuntada a aseo-paseo con Sos Bilbao,pues el caso es que saqué a uno que tiraba como el demonio,creí que me arrastraba cuesta arriba,lo peor fue al bajar porque ni con las botas de monte me quedaba clavada al suelo.
      El caso es que al final,cuando las otras que iban conmigo me abandonaron,el perro se calmó,y pude llevarlo bien,pero al llegar el perro se puso otra vez como una fiera a estirar.Bueno que estaba el dueño de Zaunk y me dijo que había que ponerle una correa que se llama algo parecido a huskie,siento no saber decirte bien el nombre.Me dijeron,no se si será lo cierto porque yo no sé de que me hablaban, que es una correa que cuando tiran se va cerrando y entonces dejan de estirar,no les ahorca tranquila.
      Vamos que igual puedes ponerte en contacto con ellos y te pueden recomendar algo o decirte bien lo que es,que seguro es mejor que el collar de pinchos.Y ahora me doy cuenta que después de esta txapa seguro que no te he sacado de dudas.Blanki.

      Eliminar
    5. He hablado por teléfono con Edurne de Zaunk algunas veces porque estoy interesada en hacer uno de los cursos de adiestramiento y me parecieron muy majos. Creo que hay un collar que se les pone en el morro, no les hace nada de daño y les impide tirar por la propia postura del collar, a lo mejor les llamo y les pregunto a ver qué me dicen. Gracias por darme la idea, Blanki, eres un sol :-)

      Eliminar
  9. Jajajajajajaja "cualquiera que te vea va a pensar que estás pirada, aquí de noche llamando al coco".

    Tula me hizo una vez eso cuando la saqué a pasear al parque y no veas el miedo que pasé, claro que afortunadamente no pudo ir más lejos porque había una verja, que si no...

    ¿La policía no tomó los datos de Coco para ayudaros en la búsqueda?

    Me alegro mucho de que lo hayáis encontrado. Cómo se nota que por allí por el norte todavía queda gente civilizada. Esperemos que el susto también le haya servido a él y no coja la mala costumbre de buscar amigos.

    Lo de los gatos es mejor ni pensarlo...

    Menos mal que tienes un buen compañero de aventuras, la verdad es que se nota que sois un gran equipo.

    Besines a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gracia, Tula era el nombre del pastor alemán que tenía mi padre cuando yo nací. No había oído ese nombre nunca después. Me ha hecho ilusión :-)

      La policía estaba mucho más interesada en averiguar si Iban y yo éramos etarras en busca de armas escondidas o si éramos ladrones de caseríos. Me dió la impresión de que el perro les importaba tres pimientos, la verdad :-(

      Tienes razón con mi compañero de aventuras :-) la verdad es que he tenido mucha suerte. No sé qué otra persona me aguantaría como lo hace él, jejeje

      Eliminar
  10. ¿Chucho cabrón? Me parece poco insulto, la verdad, yo creo que le habría llamado muchas y peores cosas más... Menudo susto os ha pegado!! ¿Y qué vais a hacer ahora? ¿Sacarlo sin correa otra vez? Cada paseo va a ser angustioso en lugar de relajante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora vamos a hacerle caso al veterinario y empezaremos a enseñarle para que esté a nuestro lado. Parece que nadie le ha adiestrado hasta ahora, así que no creo que sea tarea fácil, pero el vete nos dijo que esta raza debe ser fácil de enseñar y que es posible hacer que vaya a tu lado cuando paseas, así que al menos, lo intentaremos...

      Eliminar
  11. Estoy de acuerdo con Gema, no le tienes que llamar chucho cabron a un ser querido. Aun que sea un perro.
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lobita, si lo que yo quería decir es que le habría insultado mucho más!! Pero con cariño... ;)

      Eliminar
    2. Bueno, bueno, lo de "chucho cabrón" es cariñoso. Él sabe que lo queremos y no le importó nada cuando se lo llamé :-) Pero tienes razón, Lobita, aunque para serte sincera, mientras le estábamos buscando a tres grados bajo cero y bajo la nieve se me ocurrieron palabras muuucho más feas que esa ;-)

      Eliminar
    3. Je, je esque estos dan disgustos cuando menos te lo esperas, por ejemplo mi gato Mago me ha venido de una pelea malherido, menudo susto me lleve al verle la herida!!
      Pd:Mucha razon llevais Gema y Eva

      Eliminar
  12. Madre mía... no me puedo imaginar que angustia habéis tenido que pasar! No tiene el teléfono en el collar? Por 1€ venden esos tubitos para poner dentro vuestros datos, por si lo encuentra alguna buena persona, como en este caso... Aún ha habido suerte!
    Achuchadlo mucho y tomaos un caldito caliente, que os hará falta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ikatz y Casper llevan un collar con su nombre y mi número de teléfono, pero Sua y Coco no. Como tiene chip, no había pensado que fuera necesario ponerlo, pero la verdad es que ahora no me parece una mala idea...

      Eliminar
    2. Realmente quienes tienen mas peligro son Sua y Coco (como sigue la abuelita tras la operación?) ya que son los que se dan sus paseitos por el monte... y mucha gente anciana y así ni saben lo del chip si encuentran un perro, pero si ven en el collar el número yo creo que podría ser mas fácil que se animaran a llamar...

      Que disgustos dan estos niños de verdad!!

      Eliminar
  13. Yo le llamaría chucho cabrón y algo más... eso sí, el achuchón al encontrarle iba a ser de película de todas formas.

    ResponderEliminar
  14. Je, je....esta historia me recuerda a una parecida que lió hace años mi primo
    pequeño en el pueblo.....Era de noche y no aparecía y las últimas noticias era
    que le habían visto con un amigo jugando por una zona con bodegas hundidas...
    Mi tío, preocupadísimo no hacía nada más que repetir: si está VIVO,lo MATO...
    Bueno,al final apareció, y no, no lo mató, pero si se llevó un coscorrón y un
    castigo "de por vida" (que por supuesto no duró nada)....
    Pues eso, como Coco ha aparecido sano y salvo,matadle...a besos....que vea
    lo que se pierde si se va de casa ;-))

    ResponderEliminar
  15. Que suerte que lo encontrarais! uffff seguro que pasasteis una noche horrible... que raro que llamaran a la policía no? es lo que me ha parecido más freak de toda la historia, lo que os faltaba, tener que parar la búsqueda para dar explicaciones...pero bueno, tenemos un final feliz así que a celebrarlo!

    ResponderEliminar
  16. Que suerte encontrarlo, pero no sin trabajo eh!
    A nosotros nos pasó algo parecido un día que fuimos a comer al campo y ilusa yo pensé que se quedaría por allí con nosotros, él (cruce de beagle)se echó a correr como alma que lleva el diablo y después de media hora y una serpiente corriendo detras de él (gracias al cielo que no era muy grande el monte) lo encontró mi flete debajo de un tronco todo contento el tío.

    ResponderEliminar
  17. Madre mia menudo susto!!! a mi una vez se me escapo un caniche que tenia, y el muy cabroncete se fue a casa de mi abuela, ya se sabia el camido de tantas veces que lo recorrimos juntos, y alli estaba esperandome en el portal!!!
    Me alegro de que apareciera tan pronto!!!
    Besos
    Marga

    ResponderEliminar
  18. No me lo puedo creer, qeu cabron!! joder Eva... que disgustazo.. me imagino que os estariais muriendo de angustia.. me alegro que haya aparecido y sobre todo que alguien se haya apiadado de él porque con el frío que hacía...
    un besazo!

    ResponderEliminar
  19. uy, yo me muero si me pasa eso. Vamos que ya les pongo yo a los ertzains a buscarlo conmigo.
    Menos mal que lo encontrasteis.

    Seguro que comió hasta chuleta en el caserío... umm que rica. Y las mamías....

    ResponderEliminar
  20. "la historia del perro me sonaba rara hasta a mi"
    ajajajajajaj

    ResponderEliminar
  21. jajaj te respondo por aquí... jeje
    Que conste que yo soy de una de las zonas más frías de España... franja castellana que sale siempre destacada en el telediario... ejjeje Pero estar en casa a 12 grados quieta, estudiando... jeje es frío. Que yo he vivido muchos -10... pero en la calle... con guantes, gorro y caminando. En casa... calefacción =)

    (hace más frío en las casas que en la calle... )

    ResponderEliminar
  22. Tremendo susto habrán pasado. A nosotros Tai se nos pasó una noche entera fuera de la casa, lo llamamos a gritos y a todas horas, lloré como una imbécil y lo poco que dormí esa noche fue frente a la puerta con la esperanza de sentirlo enseguida si llegaba pero tambien el miedo atroz de que le hubiera pasado algo malo.
    A las 7 de la mañana me maulló muy tranquilo y lo abracé y besé como una demente mientras lloraba de nuevo.
    Muy bien.... a mediodía yo con una ojeras que me llegaban al c... y el muy cabrón (igual que el chucho, si) durmiendo a pata suelta sobre mi cama.
    No, si es que nos da muchas alegrías pero tambien cada angustias...

    ResponderEliminar