jueves, 10 de mayo de 2012

Misterio es....

Misterio es salir de paseo con un perro blanco...








...y volver con ESTO!!!




que hasta la pobre Sua se acercaba para olfatearlo (SNIF, SNIF!!!)




y se le ponía cara de asco (PUAGGGG, APESTAS!)


miércoles, 9 de mayo de 2012

Gero arte, Efi



Este fin de semana dicen los que saben que la luna ha sido un poco más grande de lo normal. Nosotros la vimos enorme, preciosa, y cuando miramos más fijamente nos pareció ver también unos bigotes y un morrete de manchitas que sonreía. Te echamos de menos, pero sabemos que te llevas mucho amor, y si fuiste capaz de ser tan amada es que tuviste que ser un ser extraordinario.


Gero arte, Efi, hasta pronto. Los gatos, los perros y la humana de Bailando con Gatos te recordarán siempre y no olvidarán que es suficiente con el amor de un sólo gato para que el mundo sea un lugar mejor. 


Musu bat.





jueves, 3 de mayo de 2012

Tirones no, gracias


Lo quiero mucho, pero tengo que decirlo: salir con Coco de paseo es un horror.

Cuando sales de paseo con él, Coco no es un perro, es una fuerza desatada de la naturaleza, el Titán de los perros. Si en lugar de ser un perro de caza fuera un perro de trineo, el resto de los perros podrían echarse la siesta dentro del trineo y él solito ganaría la carrera. Imaginaos lo que supone ponerle una correa al cuello y sacarlo a pasear.

Nada más ponerle el collar, planta las patas delanteras abiertas en el suelo, baja el cuello, estira la nariz…y ya puedes darte por jodida.  He vuelto a casa con ampollas en las manos, con las manos desolladas, he vuelto a casa hasta con sangre en las manos. Y lo he probado todo: tironcitos, tironazos, tironcetes, silbiditos, gritos aguerridos, toquecitos con el pie en sus costillas (aguantándome las ganas de arrearle un patadón), la técnica de la U (por dios, ¿de verdad a alguien le funciona esa chorrada de las vueltecitas?). Todo. Lo he probado todo. Y no hay manera. En cuanto le pones el collar tira como una bestia de carga.

Y de repente, he descubierto esto:



Tan sencillo como un collar que le rodea el hocico, con la misma lógica que la brida de un caballo. La primera vez que se la puse se enfadó un montón: bajó la cabeza y empezó a pasarse las patas por el morro como un loco y me miraba con cara de estar super ofendido. Cuando arranqué a andar con él no me lo podía creer, iba como la seda, nada de tirones, nada de arrancadas a correr, nada de nada. Tipi, tapa, tipi, tapa, tipi, tapa, como un campeón. Este post es un homenaje a la mente maravillosa que ha ideado el artilugio, este post es para decirle que le adoro, que le amo, que tiene en mí a su más fiel servidora, qué digo, que tiene en mí a una esclava hasta la muerte, gracias, gracias, gracias…