domingo, 28 de abril de 2013

No le des besos al gato.

Cuando era pequeña mis padres tenían una gata salvaje viviendo con nosotros, una que me regaló un vecino cuando tenía 7 años, que iba a pasar un par de semanas con nosotros antes de llevarla al pueblo y que salió de casa 15 años después cuando le dio la gana morirse. Ni un minuto antes.

De aquella época se me ha quedado un recuerdo grabado que me viene a la cabeza cada vez que le doy un beso a uno de mis gatos: la voz de mi padre diciéndome "no le des besos al gato". 

Han pasado 30 años y sigo oyendo esa voz cada vez que achucho a uno de mis bichos. No le des besos al gato. Pero ¿quién puede resistirse? Es que los veo ahí, como hoy, disfrutando del solecito del domingo por la mañana, tan pánfilos, y no me puedo resistir a comérmelos a besos...



12 comentarios:

  1. Cómo me ha jodido siempre esa frase!!!
    Jajaja anda que no la escuché veces a lo largo de mi vida. Ahora como ya soy una señora de 29 años, no me la pueden decir, pero cuántas veces xD

    ResponderEliminar
  2. Pues eso. ¿Quién puede resistirse?

    ¡Saludetes gatunos!

    ResponderEliminar
  3. Vamos que tontada si solo con contemplarles lo que provoca es precisamente....Besarlos.Lo certifico este tío me sorprende cuando mas descuidada estoy y zaaaas beso que te crió y apretón incluido.Merlina

    ResponderEliminar
  4. A mí mi madre me decía que no les acercase la cara no fueran a soltarme un zarpazo. Y como una vez me pasó y me llevé un tajo en la nariz, con mi gato andaba un poco reticente al principio. hasta que me di cuenta de que es tonto perdido y le inflo a besos cada vez que puedo. y él se deja tan campante, jejeje.
    no hay quien se resista!
    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Mi padre también es un poco reacio a mis acercamientos...
    Creo que ya se mezcla con una especie de envidia porque yo no doy besos normalmente, menos a los gatos y al Umpa... jeje Al Umpa le daré como 20 al día, así... sin más :p Necesita una sesión diaria =)

    ResponderEliminar
  6. Es que tienen un tacto tan agradable... tan suaves y cálidos... Qué gusto pegarles un achuchón y darles besos en plan metralleta. Yo no sé, menos en el culo (tiempo al tiempo) le he dado besos en todos lados, morros, zarpas, barriga...

    ResponderEliminar
  7. Pues yo que soy nada besucona con las personas, a mi gato me lo como, le cojo aupas y le besuqueo entero hasta llegar a agobiarle, y no solo a él, a los del refugio también. Con lo suavecitos que son y lo limpios.

    Blanki.

    ResponderEliminar
  8. Decirme eso y perder el tiempo es lo mismo. Los beso, los beso y los beso!!

    ResponderEliminar
  9. A mi me decían que no tocara a los animales en general..que me morderían y que tenían enfermedades; obviamente, nunca hice caso alguno de esas advertencias.

    ResponderEliminar
  10. Mi madre se pone enferma sólo de pensar que los gatos entran en la cocina... y yo luego preparo ahí comida!!!

    Como decís algunas yo también soy muy poco cariñosa con los humanos... pero con los gatos... A veces me emociono tanto besando triponchis que termino babeando y pringándolos enteros, jaja. Y con mi rubio guapo (por las mañanas y por las noches se coloca encima mío a ronronear y a veces me da unos lametones en la boca...) pero aún no me he muerto de ninguna enfermedad extraña.

    ResponderEliminar
  11. Uh... Yo al mio lo lleno de besos a cada rato.. es imposible no hacerlo!! si es tan adorable!!!

    ResponderEliminar