martes, 10 de septiembre de 2013

Encuentra las diferencias

Os propongo una adivinanza: os reto a encontrar la principal diferencia entre este cachorro:





y este otro:





Ya lo sé, estaréis pensando: "qué fácil: pues uno tiene el cuerpo lleno de pelos y el otro no, uno tiene bigotes y el otro no, uno ladra y el otro no, uno come huesos y el otro sólo leche...". No, no, no, nada de eso. No pensaríais que os lo iba a poner tan fácil...os voy a contar dos historias para ayudaros a encontrar LA DIFERENCIA.

Hace tres meses el primer cachorro (el de las manchas en la nariz) se nos puso malito. No quería comer, andaba raro y tuvo un amago de ataque feo, feo. Así que lo cogimos, lo metimos en el coche y desde allí mismo llamamos a Roberto, su veterinario, para decirle que íbamos para la clínica. Roberto nos recibió nada más llegar, revisó al cachorro, le hizo un análisis de sangre, sacó los resultados y después nos metió a todos a una sala minúscula para hacerle una ECOGRAFIA del hígado, confirmar un problema hepático y darnos un tratamiento. Tiempo transcurrido: 3 horas.

Hace un mes, el segundo cachorro (el del chupete) tuvo una revisión pediátrica en la seguridad social. La pediatra detecta un posible problema y nos hace un volante para pedir una ECOGRAFÍA de la cadera. Vamos con el volante a información del centro médico para pedir la hora en el hospital de Cruces. El ordenador no nos deja coger hora así que envian un fax y nos dicen que nos llamarán en breve desde el hospital para darnos cita. La semana siguiente vuelvo al centro médico tres veces para informarles de que no he recibido ninguna llamada.Me dicen que tenga paciencia, que ha habido un puente en medio. Tengo paciencia. La semana siguiente vuelvo otras dos veces más al centro médico para decirles que siguen sin llamarme desde el hospital. Me dan el teléfono del hospital para que YO confirme si tengo o no tengo cita. Vuelvo a casa. Cuando me harto de que en el hospital nadie coja en teléfono vuelvo al centro médico. Empiezo a enfadarme. Desde información llaman a mi pediatra. Mi pediatra les pide que vuelvan a enviar el fax. Mandan el fax. Vuelvo a casa. A los tres días vuelvo al centro médico porque nadie me ha llamado. La de información se digna a llamar ella misma al hospital. A ella sí que le cogen el teléfono (oh, milagro!). Cuando cuelga me dice que ya tienen mi petición en el hospital. Que están saturados de trabajo. Que me vaya a casa y que me llamarán en breve. Un mes después nadie me ha llamado así que llamo a un centro privado de Bilbao para pagar de mi bolsillo una ecografía (así y todo tardan una semana en darme cita) y asegurarme de que la llevo debajo del brazo cuando vaya a la próxima revisión con la pediatra del cachorro número 2. Tiempo transcurrrido: 1 mes o, para ponerlo en la misma unidad temporal que el cachorro anterior, 744 horas. Y todavía no tenemos diagnóstico.

Solución a la adivinanza:

Vivo en un país donde mi perro tiene mejor asistencia médica que mi hijo.


10 comentarios:

  1. Realmente es para indignarse! Si estas muy preocupada coges a tu hijo y te vas a urgencias del hospital, te inventas algo y te revisan al niño de arriba abajo. Serán horas pero no semanas. Tienes un cachorro niño precioso! Soy Ani de Sevilla, y también amo a los animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabemos que (de ser algo) no es nada grave, pero de todas formas no deja de ser curiosa la comparación del servicio del niño con el del perro...

      Eliminar
  2. Yo sabía que los adultos lo teníamos mal (tardaron siete meses en darme hora DE URGENCIA para una rehabilitaicón) pero es indignante que con un niño anden así, y más de esa edad... así vamos.


    Por cierto, y creéme que no soy de las que lo dicen (porque soy del tipo del cachorro 1, los cachorros tipo 2 tienden a no gustarme) que niño tan guapo!! tiene una cara simpatiquísima, ¿qué tiempo tiene en esa foto? (en serio, no se distinguir un mes de seis!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, no te preocupes. Yo también era del tipo cachorro 1 y ahora mírame: cachorro 1, cachorro 2...un zoológico completo :-)
      Esa foto es de ayer mismo, tiene poco más de mes y medio...

      Eliminar
    2. Ala, y ya sonrien tan pequeños? que fuerte, creí que hasta los seis o asi solo eran trocitos de carne llorones!

      Eliminar
    3. La verdad es que yo no se nada de bebés ...pero el mío sonríe, sí . Y se me cae la baba que no veas cada vez que sonríe...

      Eliminar
  3. Cachorrito dos está cada vez mas lindo.

    ResponderEliminar
  4. Pero qué guapo es Ander!!

    Y el cachorro 1 también es precioso.

    Lo de la sanidad es vergonzoso, y encima no nos podemos quejar, que en otras comunidades están peor.
    Y si, por desgracia o por suerte, nuestros bichos tienen mejor asistencia médica que nosotros.

    Blanki.

    ResponderEliminar
  5. El cachorro humano es guapísimo (el otro también, porsupuestofaltaríamás). Espero que lo de la cadera no sea nada serio.

    Lo del tiempo demás para que te hagan una prueba ya es la pera, pero lo "simpáticas" que son algunas (y digo algunas porque a mí todas las brujas que me tocan son mujeres) que trabajan en sanidad es para armarse de paciencia... y un palo. Un bate de béisbol, mismamente.

    ResponderEliminar
  6. Los dos cachorros me parecen super bonitos, enhorabuena! espero que todo se solucione pronto y que todas las pruebas salgan perfectamente bien, ánimos.

    ResponderEliminar