domingo, 28 de septiembre de 2014

En boca cerrada...

El viernes por la noche me fui a cenar con unas amigas. Volví tarde y entré en casa como un ladrón, calladita y de puntillas, con los zapatos en la mano y tratando de hacer el menor ruido posible, mientras Casper me miraba desde el piano con cara de reprobación "pero ¿qué horas son estas?" e Ikatz abría un ojo desde el rascador del salón y me miraba con absoluto desprecio "le parecerá a la tía esta que está siendo silenciosa...seguro que viene borracha". 

Y no, borracha no venía, pero contenta, sí. Para qué vamos a mentir. Con esa sonrisa tonta que se te queda en la cara cuando vienes de una cena de chicas en la que te has hartado de cotillear y de reírte. Y donde te has metido dos cervezas, un crianza y dos gintonics del tirón. Ya me entendéis.

El caso es que al abrir el correo mientras me tomaba la última (de leche) en la cocina, la sonrisa tonta se me borró del todo. Y me acordé de una de mis frases estrella: " más vale cerrar la boca y parecer tonta, que abrirla y despejar todas las dudas". 

Te tenías que haber callado - pensé. Tenías que haber cerrado la bocaza y haberlo dejado correr. Pero ya era tarde para eso y en unas pocas horas mi blog se había llenado de comentarios que cada vez me hacían sentir peor y más culpable. 

Levanté la mirada y ví al Bicho Malévolo sentado sobre la vitro, con las piernas cruzadas y una sonrisa cabrona en la boca. Parpadeé. Joder, a lo mejor sí que me había pasado con los gin-tocnics...

- Enhorabuena, victimilla - me dijo - ya has conseguido darle pena a todo el mundo. Hasta has conseguido hacer llorar a una persona. Y sólo con un post. Como sigas así me vas a quitar el puesto de Bicho Malévolo, campeona...

- No quería eso. Lo que quería decir es que me sentí mal, que me sentí sola, que me hubiera gustado tener un poco de comprensión, de apoyo, de...

- Pues si es tan duro, olvídate de esos asquerosos gatos. Estás en esto porque te da la gana. Nadie te obliga. Si es tan duro, pasa de los gatos y arreglado.

- Eres imbécil. No quiero pasar de los gatos.

- Pues entonces cállate. ¿por qué vas a ser tú más importante que Irene, que Eguzki, que Naar, que Ángeles o que todas esas que andan cargando con gatos abandonados por medio país? ¿Te crees que ellas tienen más apoyo que tú? Agarra a tus gatos piojosos y vete a dar pena a otra parte, hombre ya.

Cerré el correo y me levanté. Dejé la taza en la pila y me acerqué a la puerta. ¿Qué le podía decir al cabrón de Bicho? En realidad tenía más razón que un santo. En realidad todas estábamos igual de solas en esto. Tengo que escribir esto - pensé - no sé si para reafirmarme o para pedir perdón o para qué. Pero algo tengo que escribir.

Antes de salir me agarré al marco de la puerta para recuperar el equilibrio y miré hacia atrás. Bicho seguía en la misma posición y pasaba la lengua por las gotitas de leche que habían caído sobre la vitro. 

- Apaga la luz cuando te vayas a la cama - le dije - y no seas cerdo y usa un vaso si quieres leche. Pero sobre todo, quita los pies de la vitro. Como te vuelva a ver con los pies en la vitro, te suelto un sopapo que te vuelvo gato. Puede que a veces tengas razón, pero no te olvides que aquí todavía la que manda soy yo. 

Y qué bien me quedé :-)





11 comentarios:

  1. Es tu blog y escribes lo que quieres!!! jaja no te dejes dominar por el bicho!!! (y eso... que quite los pies de encima de la vitro!!! =) )

    Me ha encantado esta entrada. Pero para mí, sí que haces mucho más. Yo me planteo si ir a estudiar a la biblioteca o al aulario de la facultad... y elijo la biblioteca normalmente, para no tener que pasar delante de los gatos. Alguno está mal, y yo acababa volviendo rayadísima todos los días sin poder hacer nada más. Sé que no verlo no implica que no exista el problema. Pero no poder hacer nada me destroza... Así que admiro a los que no miran para otro lado, como tú =)

    Un abrazo, guapa =)

    ResponderEliminar
  2. Mujer, no era para que te sintieras mal, si no todo lo contrario... que a todos nos pasa, nos sentimos mal a veces y luego vemos que la vida es como es y que hay que seguir adelante haciendo lo que uno considera que tiene que hacer y lo que su conciencia le manda. No podemos ser de los que ven a un gatito en la calle y mira a otro lado, pero tampoco podemos hacer mucho más...
    En fin, que nada de poner los pies en la vitrocerámica, ni en ningún lado. Dile al bicho malo que se vaya a su casa o que empiece a pasarte el alquiler, hombre ya.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Y tanto que estamos solas en esto... ¡pero no podemos evitar ser así!
    El día que yo me muera me van a esperar cientos de gatos al otro lado del arcoíris, porque soy como Carmen Sevilla, pero con felinos en vez de ovejillas :D

    Hemos nacido así y punto, como el que nace cleptómano o con complejo de conejo. Nosotras locas de los gatos de por vida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Tal y como te comentamos ya en tu anterior entrada, de todo se aprende, de lo bueno, de lo regular y hasta de lo malo (y especialmente de esto último)

    Saludetes y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Tienes todo el derecho a quejarte,es lógico,es mucha presión a veces.Y que te los q estamos en esto,y los que no,no es malo,al contrario :a mi me consoló leerte,me sentí acompañada... Con la de veces que me has alegrado y acompañado con lo que escribes...Saldremos adelante,y tendremos en nuestras vida,y después de ella,gracias a nuestro amor por los gatis,cosas maravillosas que otros ni pueden imaginar. Gracias.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo no es anónimo...,es que no me manejo aún bien en esto...,soy Ángeles. escribí mal antes,queria decir q no es malo q te oigamos quienes estamos en esto y los q no,,,,es mas esto lo debería saber mas gente,por que a veces la situación complicada en la q nos vemos es por que ni las administraciones ni nadie hace nada... Besos. (ya sabes ,si quieres localizarme ambihalogurrú twiter ,en este momento ni el correo me funciona...,época de averias...jeje)

    ResponderEliminar
  7. No estás sola, estás rodeada de gatos, que son lo importante. Aunque esto de dedicarse a ellos, a los callejeros; machaca y desgasta, hace mucho daño y da muuuchas alegrias... pero es duro. Es muy duro no poder echarles una mano a todos, es muy duro el mundo para los desfavorecidos, gatos, humanos...pero algunos tienen suerte y encuentran gente como tu que les ayuda. Así que ya ves que no estás y espero que no estés nunca sola...bueno ya lo sabías. Ninguna estamos sola en esto, están nuestros gatitos esperándonos..

    Un saludo, luisa.

    ResponderEliminar
  8. Pero que graciosa eres!! Me he reído con tu post. Y momentos como los tuyos los tenemos todos, echamos espuma por la boca y luego nos arrepentimos, pero es bueno porque no se queda nada dentro y todo el mundo sabe como somos y somos a veces vulnerables pero también aprendemos y nos volvemos fuertes y comprendemos a los demás. Un beso de Ani. Sevilla

    ResponderEliminar
  9. animo Eva eres un un angel ojala todos fueramos como tu

    ResponderEliminar
  10. Hola Eva;soy Ángeles,me pasé a ver como ibas...,espero que bien ;yo ahora como tú los días que estabas desbordada...;no pude evitar dejar q una de las gatitas de la colonia q alimento diese a luz en mi trastero...,no veas...,5 peques,para comérselos pero ya imaginas el lio... Un abrazo;espero leerte pronto.

    ResponderEliminar
  11. Eva guapa, hacía tiempo que no me pasaba por tu blog.... No dejes de escribir.... haces una gran labor mi niña, queremos seguir contigo.

    ResponderEliminar